Alimentación

Sigue de cerca a los alimentos fermentados: ¿por qué están tan de moda?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Viernes 20 de marzo de 2020

2 minutos

Una de las ventajas de los alimentos fermentados es que son mucho más digeribles que el resto

Sigue de cerca los alimentos fermentados

La fermentación ha formado parte del mundo de la alimentación desde tiempos inmemoriales, pues se trata de un proceso que se usaba para conservar los alimentos en buen estado y preservar sus propiedades nutricionales. El responsable de ambas cualidades no es otro que el ácido láctico que se genera al fermentar algunos alimentos y cuya función principal es acabar con la bacteria E. Coli, que suele estar detrás de graves intoxicaciones alimentarias, así como proteger los nutrientes.

De esta forma, los productos que son sometidos a dicha técnica transforman sus propiedades organolépticas debido a la acción de los microorganismos que proliferan en dicho ambiente, que suele ser rico en azúcares, su principal sustento; neutralizando al mismo tiempo los microorganismos dañinos que, sin su presencia, provocarían la aparición de moho y echarían a perder el producto.

Actualmente, existe en el mercado una amplia variedad de alimentos fermentados, la mayoría de consumo diario. Dentro de este grupo destacan, por ejemplo, el yogur, la salsa de soja, el pan, el vino, el queso o los encurtidos. Sin embargo, si quieres aprovechar todos sus beneficios, también puedes incluir en tu dieta productos desconocidos pero sumamente ricos en dicho aspecto. Es el caso del chucrut, que se consigue con la fermentación de las hojas de col; el kéfir, un producto lácteo similar al yogur, pero más líquido; el kombucha, una bebida hecha a partir de té negro fermentado; o el kimchi, elaborado con distintos vegetales sazonados con especias. Bajo esta premisa, ¿cuáles son los beneficios de los fermentados?

Mujer comiendo un yogur

Aprovecha todos los beneficios de los alimentos fermentados

  • Tal y como hemos visto, la fermentación destruye algunos compuestos nocivos, como el ácido fítico, que impide la absorción de minerales esenciales para el organismo como el calcio, el hierro o el zinc.

  • Una de sus cualidades más importantes es que protege, equilibra y aumenta la diversidad de la flora intestinal, lo que a su vez mejora la digestión y reduce la inflamación en el sistema gastrointestinal. Además, favorece la absorción de los nutrientes que consumes a través de la dieta.

  • La fermentación multiplica la presencia de vitaminas del grupo B y K2 en el organismo, fundamentales para la salud ósea y coronaria, el metabolismo, el estado de ánimo o la agudeza mental.

  • ¿Sabías que el 70% de tus defensas están en el intestino? Por lo tanto, estos microorganismos beneficiosos promueven la modulación del sistema inmunitario y te protegen de multitud de enfermedades.

  • También suelen ser ricos en vitamina C, un nutriente que fomenta la formación de colágeno, necesario para los huesos y las articulaciones; ayuda a formar neurotransmisores, mejora la vista, reduce el colesterol y lucha contra la acción de los radicales libres.

1
Rubén dario Hace 4 meses
Estaría bueno aprender fermentar alimentos