Alimentación

Bebidas saludables que puedes tomar, bien fresquitas, este verano

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 13 de julio de 2019

3 minutos

Incrementar los líquidos en la dieta de las personas mayores es básico en los meses de más calor

Bebidas saludables que puedes tomar fresquitas en verano
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 13 de julio de 2019

3 minutos

Como recuerda la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (@sociedadSENN) el agua es el principal componente del cuerpo humano y resulta imprescindible para que nuestro organismo pueda realizar cualquier proceso fisiológico, desde la digestión, hasta el buen funcionamiento del sistema circulatorio.

El calor del verano eleva la propia temperatura corporal. A través del sudor, perdemos agua y sales minerales que hay que reponer incrementando la ingesta de líquidos.

Hidratación óptima, sana y deliciosa

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (@seggeriatria) señala la importancia adaptar la dieta de los adultos mayores a sus necesidades específicas y también a circunstancias concretas como puede ser el aumento de las temperaturas en verano. Comidas más ligeras, pero que aporten todos los nutrientes esenciales, y líquidos que proporcionen una buena hidratación, son las claves de una dieta de verano que nos mantenga sanos y prevenga los temibles golpes de calor.

Como alternativas a los tradicionales refrescos, muchos de ellos con exceso de azúcares y gas, entre las propuestas de bebidas saludables, perfectas para el verano, puedes elegir:

  • Limonada. Tener una jarra bien fría de limonada natural en la nevera es una excelente idea para calmar la sed de manera inmediata. El limón, además, te va a proporcionar un extra de vitamina C y E, junto a minerales como el potasio, el calcio y el fósforo. Si necesitas más razones para tomarla… es ideal para depurar el organismo y evitar los “michelines” post verano.
Limonada
  • Té helado. Una delicia que, además, puedes preparar a tu gusto. Té verde, rojo, roiboos… tan sencillo como hacerlo en infusión y mantenerlo muy frío para tomarlo cuando te apetezca. Como sugerencia, prueba a hacer un auténtico té moruno, con azúcar moreno y aromática hierbabuena. Se convertirá en tu resfresco favorito.
  • Granizados “rojos”. Sandía, arándanos, fresas… son una fuente extraordinaria de antioxidantes que debes aprovechar. Solo tienes que licuarlos o triturarlos y mezclarlos con hielo picado. Así obtendrás un granizado natural, para refrescarte y cuidarte a partes iguales.
  • Zumo de tomate. Salvo que tengas problemas de acidez o reflujo gástrico, el zumo de tomate, con mucho hielo, un pellizco de sal y uno de pimienta, es una bebida ideal para el verano. El tomate, rico en licopenos, no solo te va a hidratar en profundidad, sino que va a  ayudar a proteger tu piel de la acción de los radicales libres después de un día de sol y playa.

bebidas sanas para el verano

  • Aguas afrutadas. Las tienes embotelladas pero, ¿por qué no hacerlas tú? Tan sencillo como preparar una jarra de agua y añadirle las frutas que prefieras: melocotón, kiwi, mango, piña… tú eliges el sabor que prefieras para hidratarte de la manera más natural.