Alimentación

Cómo hacer lasañas vegetales para cuidarte, un plato delicioso y equilibrado

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 3 de julio de 2019

2 minutos

Prueba a tomar pasta, sin excederte en las calorías, con recetas tan ricas como originales

Cómo hacer lasañas vegetales para cuidarte

La pasta es uno de los ingredientes habituales en multitud de platos que tienen cabida en la dieta mediterránea, como recuerda la Fundación Española de Alimentación (@FENnutricion). Harina de distintos cereales y agua son la esencia de este producto, que puede adoptar mil formas: espaguetis, macarrones, espirales o “planchas” finas que se utilizan para hacer una lasaña, entre otras variedades.

Si te apetece innovar y, de paso, hacer una lasaña más ligera, tienes dos opciones: sustituir esas placas de base por otro alimento que cumpla la misma función o bien cambiar el tradicional relleno de carne por otro que sorprenda al paladar y esté preparado con verduras y hortalizas, con menos calorías y un extra de fibra, vitaminas y minerales.

Lasaña vegetal

4 lasañas vegetales ligeras y deliciosas

Todo es cuestión de probar. Una lasaña no tiene que ser un plato de difícil digestión por la presencia de un exceso de harina. Algunas ideas para transformar la “pesada” lasaña en un plato mucho más ligero son:

Lasaña de calabacín con queso de cabra, atún y cebolla

Una auténtica delicia muy fácil de preparar. Corta rodajas no muy gruesas de calabacín, que te servirán para dar forma a las sucesivas capas de tu lasaña. Seguidamente, dora en la sartén una cebolla mediana cortada en aros finos. Retírala del fuego, escurriendo bien el aceite, y mézclala con tacos de queso de cabra desmenuzados y una o dos latas de atún.

Salpimenta y monta la lasaña alternando un piso de calabacín y otro de tu mezcla magistral. Acaba siempre con una capa de la verdura que hayas elegido. “Pinta” con huevo batido y deja que se termine de hacer en el horno, unos 30 minutos a 180º-220º.

Lasaña de espinacas

Es de las lasañas vegetales que más aplausos provocan. Hierve las planchas de lasaña al estilo tradicional (puedes encontrarlas ya precocinadas) y reserva. Paralelamente, haz un salteado de espinacas (hierve y pasa por la sartén) al que puedes incorporar un puñado generoso de piñones. Monta la lasaña alternado una capa de las planchas de cereal, con una de verduras, cubriendo la última con abundante queso rallado. Unos minutos al horno ¡y listo!

Lasaña de seitán y guisantes

Apta para veganos, si quieres una lasaña rica en proteínas pero sin carne. Haz un relleno particular con pequeños trozos de seitán salteados con guisantes y una cucharada de tomate frito bien aderezado con orégano. Presenta tu original lasaña haciendo los correspondientes “pisos”.

Lasaña de champiñones y zanahoria

Igual de sencilla. Tú eliges la base, calabacín o berenjenas, o si lo prefieres puedes utilizar la pasta hervida al estilo tradicional. Como relleno: un salteado de champiñones laminados y zanahoria en tiras. ¿El secreto? Condimentar este salteado con ajo picado, perejil y un chorro de vino blanco. Exquisito tras unos 20 minutos al horno.

0

No hay comentarios ¿Te animas?