Alimentación

Déjate seducir por la chirimoya: propiedades y beneficios nutricionales para los mayores

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Lunes 23 de diciembre de 2019

3 minutos

Al igual que el kiwi o el kaki, la chirimoya se come cogiendo la pulpa con una cuchara

Déjate seducir por la chirimoya

Como ya hemos visto en más de una ocasión, el mercado al que acudimos cada día para reponer existencias está repleto de frutas exóticas y de temporada que merecen nuestra atención. Alimentos que hasta hace algunos años desconocíamos, pero que ahora deberían ocupar un lugar privilegiado en nuestra dieta debido a sus increíbles propiedades nutricionales. Es el caso del lichi, la pitahaya, el noni o el aguaymanto, entre otros muchos.

Sin embargo, dentro de esta gran familia una fruta en particular brilla durante los meses más fríos del año. Hablamos de la chirimoya, una de las especies más apreciadas por los consumidores del género. ¿El motivo? Un sabor espectacular, dulce y ligeramente ácido, que recuerda a otras dos frutas, el plátano y la piña. Además, es muy fácil de comer, ideal para los más pequeños de la casa y las personas mayores, ya que basta con partirla en dos mitades y sacar la pulpa con una cuchara. Eso sí, evitando siempre las semillas.

Además, la chirimoya goza de multitud de beneficios nutricionales que nuestro organismo podrá también disfrutar a través de su consumo. Bajo esta premisa, ¿por qué la chirimoya es una fruta tan especial?

Déjate seducir por la chirimoya

Una fruta muy valiosa procedente de Sudamérica

La chirimoya tiene su origen en una zona andina ubicada entre Perú y Ecuador, aunque en Europa también cultivamos este exquisito manjar desde hace más de 400 años. De hecho, España es el primer productor mundial de chirimoya con un 80% del cultivo total, siendo este bastante rentable. Más concretamente, la costa de Granada es la que disfruta de todos sus beneficios, en los municipios de Almuñécar, Jete, Otivar y Salobreña.

Además, la mayor parte de la producción está destinada al mercado nacional, en parte porque se trata de una fruta muy delicada y que suele deteriorarse bastante con el transporte. Por estos y otros muchos motivos, la chirimoya ha conseguido situarse entre las frutas más esperadas del otoño y el invierno. ¿Qué propiedades nutricionales pueden ser de utilidad para la salud de los mayores?

  • El 20% de la chirimoya corresponde a los carbohidratos, principalmente la fructosa y la glucosa, lo que la convierte en una estupenda fuente de energía.
  • El potasio es uno de los minerales que más protagonismo tiene en su composición, cuya función es regular la presión arterial y los niveles de colesterol, así como evitar el envejecimiento prematuro de las células y combatir los radicales libres gracias a su poder antioxidante.
  • Por otro lado, también es rica en vitamina C, un nutriente que interviene en la formación de colágeno, de los huesos y los dientes, siendo un gran aliado de la salud de los mayores. Además, participa en la producción de glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos.
  • Al no tener grasas y mucha fibra, la chirimoya posee un efecto intestinal muy beneficioso, pues no solo elimina el colesterol malo, también regula la flora intestinal y facilita la absorción de los ácidos biliares.
  • Según un estudio realizado por la Universidad Nacional Agraria de la Selva, en Perú, esta fruta es capaz de actuar como protector frente a los parásitos que pueden poner en riesgo tu salud. Esto se debe a la presencia de fibra, niacina y citotoxinas en su composición, antioxidantes muy potentes que mantienen alejadas las infecciones.
  • Algunos expertos también aseguran que la chirimoya influye de manera positiva en el sistema nervioso, actuando como ansiolítico y tranquilizante natural. 

En principio, la chirimoya no es una fruta que provoque efectos secundarios por los que preocuparse. Únicamente deben evitar su consumo aquellas personas que sean alérgicas o intolerantes a alguno de sus compuestos. El resto solo deben seguir una ingesta responsable, pues si se toma en exceso puede provocar un potente efecto laxante y las acetogeninas que incluye pueden resultar tóxicas para algunos consumidores.

Déjate seducir por la chirimoya

Cómo introducir la chirimoya en nuestra dieta

Como ocurre con el resto de frutas, puedes degustar la chirimoya en solitario y comiendo simplemente la pulpa que guarda en su interior. Sin embargo, su sabor nos permite elaborar con ella multitud de recetas que no dejarán indiferente a nadie. Por ejemplo, en las regiones donde su consumo está más extendido, se utiliza para preparar zumos, mermeladas, yogures e incluso cremas frías con un sabor dulce muy agradable para el paladar.

Lo único que debes tener en cuenta es que las chirimoyas no deben guardarse en el frigorífico hasta que decidas hincarles el diente, pues así detienes su proceso de maduración y les restas parte del sabor. Desde su cosecha, dicha fruta tarda alrededor de cinco días en alcanzar su punto óptimo, por lo que lo ideal es dejarlas un par de días en un lugar oscuro y fresco para que terminen de madurar y disfrutar así de todas sus propiedades.

0

No hay comentarios ¿Te animas?