Alimentación

Dieta escandinava, la más parecida a la mediterránea pero con matices

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 19 de septiembre de 2019

3 minutos

No es un método para adelgazar sino un estilo y forma de alimentarse vinculado a los países nórdicos

Dieta escandinava
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 19 de septiembre de 2019

3 minutos

La dieta nórdica o escandinava comienza a ser cada vez más conocida, pues hay diversos estudios que han comprobado sus beneficios para la salud. Aunque se la vincula a regímenes de adelgazamiento realmente no es una dieta en sí, sino una forma de alimentarse que incluso ya se está empezando a comparar con la dieta mediterránea. De hecho, en el año 2004 se creó un manifiesto de lo que se denominó como “nueva cocina nórdica”, cuyo objetivo es promocionar el tipo de alimentación que siguen en países como Finlandia, Noruega, Suecia, Dinamarca e Islandia. 

Cuatro puñados

Hay quien atribuye sus orígenes a la dietista danesa Suzy Wengel, que a través de su libro The Scandi Sense Diet expone una forma de alimentarse basada en los alimentos de su país y siguiendo una pauta concreta, que según ella explica la ayudaron a perder una gran cantidad de kilos. Ella en concreto estableció una regla basada en que cada comida debe basarse en cuatro puñados: uno de carbohidratos, otro de proteínas, dos de verduras y a los que hay que añadir una cucharada de grasa.

Al margen de esta característica, los alimentos que integran esta dieta están, como es lógico, muy vinculados a la manera de comer de los nórdicos. Se basa en la reducción de azúcares y grasas, aunque no los elimina del todo. De hecho, no prohíbe el consumo de ningún producto.

Corte de salmón (Creative commons)

Pescado y aceite de colza  

Sus platos están compuestos principalmente de pescado, sobre todo el azul, en especial el salmón, carne, aunque en menor medida y predominando las magras, cereales integrales, semillas, legumbres, frutas del bosque y bayas, frutos secos o aguacate, principalmente. También propugna la ingesta de lácteos y huevos aunque con moderación. Respecto a los primeros propone consumir skyr un preparado parecido al yogur o queso cremoso preparado con leche desnatada enriquecida.

En cuanto al aceite recomendado para cocinar sus propuestas culinarias es el aceite de colza. Las especias que más suelen usar son el eneldo, el tomillo o el hinojo.

Al igual que nuestra dieta mediterránea aboga por los productos de cercanía y temporada, y trata de buscar la sostenibilidad con el medio ambiente, en sintonía con la cultura de los países de donde proviene.