Alimentación

Aprende con nosotros a distinguir entre las cerezas y las picotas

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Jueves 27 de junio de 2019

2 minutos

Sabor, aspecto y textura son los aspectos que separan a ambos frutos, muy similares a simple vista

Diferencias entre cerezas y picotas

Cerezas y picotas. A simple vista, ambos frutos tienen mucho en común, incluso habrá personas que ni siquiera conocen sus desemejanzas, pero hay una serie de rasgos muy característicos que las distinguen completamente. Por eso, hoy te vamos a dar las claves para saber diferenciarlas a la perfección, sobre todo para que no te engañen a la hora de hacer la compra y te intenten "colar" cerezas como picotas, mucho más caras.

Con o sin rabito

Esa es la cuestión. Y uno de los principales rasgos que nos ayudan a distinguir las cerezas de las picotas. Cuando llegues a tu frutería de confianza y veas que tiene rabito, debes saber que son cerezas. Mientras la picota se desprende totalmente del árbol, las cerezas mantienen intacto su pedúnculo, nombre que recibe esa ramita.

Como la picota tiene un precio mayor que las cerezas, cuidado con los timos que quieren hacer pasar esta fruta por su "gemela" quitándole el rabito. ¿Qué es lo que sucede en este caso? Si a una cereza le quitas el pedúnculo, la pequeña herida que queda hará que la fruta pierda humedad y se ponga mala enseguida

Cerezas

La recolección también nos avisa de su variedad. El mes de mayo comienza la temporada de cerezas, mientras que las picotas se encuentran en su estado óptimo a finales de junio y principios de julio

Otra de las características que hay que mencionar a la hora de distinguir ambos frutos es su apariencia externa: cuando presentan un color más oscuro, tirando casi a negro, y tienen un tamaño más pequeño, son picotas; que además cuentan con un hueso más grande y una piel más tersa si las comparamos con las cerezas. 

En el sabor se nota la diferencia

Gracias al sabor también podemos distinguirlas. Si al probarlas notas un sabor más intenso y una textura más dura y crujiente, estás ante una picota. En el caso de las cerezas, se aprecia un cuerpo más carnoso y blando, además de un punto de acidez.  

Coinciden en sus saludables propiedades

Pero no todo iban a ser diferencias. Ambos frutos comparten saludables beneficios: 

  • Tanto cerezas como picotas contienen más de un 80% de agua
  • Son ricas en fibra, fructosa y actúan como perfectos elementos antioxidantes.
  • Si se comen en su justa medida, pueden ser una merienda de lo más saludable para las personas diabéticas.
  • Son un potente relajante natural que te ayudará a conciliar el sueño. 
  • Ayudan a la recuperación muscular tras hacer ejercicio.
0

No hay comentarios ¿Te animas?