Alimentación

¿Es el desayuno es la comida más importante del día?

Olga Selma

Foto: Bigstock

Sábado 5 de septiembre de 2020

3 minutos

Aunque el desayuno no es la comida más importante es recomendable hacerlo, y de forma saludable

¿Es el desayuno es la comida más importante del día?

El desayuno es la primera comida del día. Ayuda a reorganizar los cambios metabólicos sufridos durante la noche, evita los efectos de un ayuno prolongado y, en muchas ocasiones, incluye el primer líquido ingerido tras un largo periodo de tiempo, por lo que contribuye a mantener el estado hídrico correcto, tal y como explica la Fundación Española de la Nutrición (@FENnutrición).

Sin embargo, no hay datos concluyentes que indiquen que el desayuno es la comida más importante del día, como muchas personas piensan

Tal y como explica el nutricionista Juan Revenga, esta idea está muy arraigada en nuestra cultura, debido a que en otros momentos de la historia, las labores cotidianas requerían de mayor aporte de energía para afrontar el día, de forma que el desayuno era vital para no desfallecer. 

Si bien en diversos estudios se ha relacionado el hábito de desayunar con una menor prevalencia de obesidad, otros estudios no encontraron ninguna asociación entre el desayuno y la pérdida de peso. Por tanto, no solo es importante el hecho de desayunar, sino que se debe tener en cuenta la composición del mismo, así como la influencia de otros factores relacionados.

Para Revenga, lo importante es el conjunto dietético de un individuo, de forma que el valor del desayuno es relativo y añade que dar tanta importancia al desayuno supone pensar que podríamos prescindir de otras ingestas, lo cual no tiene mucho sentido.

El desayuno saludable

El desayuno saludable es el que incluya opciones objetivamente saludables, con una combinación de alimentos, que debe ser la misma que en el resto de comidas

Normalmente por tener prisa y no disponer del tiempo para planificarlo, nuestros desayunos no solamente son pobres desde un punto de vista nutricional, sino perjudiciales. Para muchas personas, el desayuno se basa en dulces como bollería, galletas, tostadas de pan blanco, mermeladas, matequillas y chocolate con gran presencia de azúcares libres, lo que puede conllevar un aumento de peso, diabetes, y problemas digestivos y grasas saturadas que empeoran la salud cardiovascular. 

Desde Nutrición Pereira recuerdan que el error más frecuente es abusar de alimentos ricos en azúcares y harinas refinadas, mientras que un desayuno adecuado aporta una buena fuente de fibra, vitaminas y minerales y ayuda a comer menos cantidad a lo largo del día. Para conseguirlo, los alimentos recomendados, por la mayor parte de nutricionistas son lafruta fresca, zumos o batidos, pan integral, cereales integrales sin azúcar, lácteos, frutos secos, semillas, grasas vegetales, café, te e infusiones. Su combinación da como resultado una gran variedad de opciones para todos los gustos. Si necesitas inspiración, la dietista-nutriconista Raquel Bernácer (@alimenARTE) expone en su libro Aprende a desayunar recetas saludables para empezar el día con energía, ideales para ahorrar tiempo en la cocina y con consejos para disfrutar de las mañanas.

Cenar ligero, al menos 2 horas antes de ir a dormir, dormir las horas necesarias y dedicar al menos 15 minutos a desayunar con calma son otros factores a tener en cuenta para que esta comida sea provechosa para nuestro organismo. Así mismo, planificar los desayunos y tener en casa alimentos saludables facilita que preparemos una opción saludable. El horario, en cualquier caso, debe ser el que se adapte a tu estilo de vida.

desayuno personas mayores

El desayuno en las personas mayores

Los adultos mayores tienen, en principio, necesidades energéticas menores que los adultos (un 5% menos cada diez años), debido al descenso de su metabolismo basal y actividad física, sin embargo, las necesidades de ingesta de nutrientes no disminuyen ni cambian el perfil calórico recomendado. Esto implica que se deben escoger alimentos con una alta densidad de nutrientes

Por una cuestión de convención cultural, el desayuno se asocia tanto al consumo de cereales como al de lácteos, por lo que al menos una de las raciones diarias de leche o productos lácteos se consume en esta comida. Un hecho que es beneficioso por los efectos del calcio y la vitamina D sobre la salud ósea. 

En la población de personas mayores es especialmente importante que se coma de forma frecuente, sin consumir grandes cantidades de alimentos en una sola toma. Por ello, se recomienda especialmente realizar cinco comidas al día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena), siendo aonsejable no saltarse la primera ingesta de la mañana.

0

No hay comentarios ¿Te animas?