Alimentación

La famosa dieta de la alcachofa, ¿mito o realidad?

Mariola Báez

Viernes 3 de mayo de 2019

2 minutos

Entre las buenas propiedades de este alimento, su capacidad para eliminar "kilos" no está comprobada

Alcachofas (Pixabay)

No cabe duda que la alcachofa es un alimento con un valor nutricional destacable y con cualidades que hacen que resulte realmente buena para cuidar nuestra salud en su conjunto.

Las alcachofas tienen un alto contenido en agua (más del 80%). En ellas destaca también el bajo porcentaje de hidratos de carbono y la notable cantidad de fibra que pueden aportar al organismo. Entre los minerales y vitaminas presentes en mayor medida hay que señalar: el sodio, el potasio, el fósforo, el calcio y algunas vitaminas del grupo B, según datos aportados por la Fundación Española de Nutrición (FEN). Otra sustancia interesante que contiene la alcachofa y que le da un valor especial es la cinarina, un elemento que le otorga su peculiar sabor amargo y que es el responsable de sus propiedades diuréticas y de su capacidad para favorecer una menor absorción de colesterol y otros lípidos por parte del organismo.

Por la particularidad de algunos de los hidratos de carbono que contiene (inulina), puede ser incluida en la dieta de las personas con diabetes; ayuda, además a depurar el organismo, favorece el tránsito intestinal por su contenido en fibra y regula los niveles de colesterol… con estas estas propiedades, incluir una buena cantidad de alcachofas en nuestra dieta no puede ser malo, pero otra cosa es convertirla en el alimento casi exclusivo durante varios días, algo que podría acabar provocando importantes desequilibrios.

¿La dieta de la alcachofa es una de las llamadas dietas milagro?

Da igual que sea de la alcachofa, del pepino o de la piña…  tal como señalan los dietistas nutricionistas, cualquier plan alimenticio que prometa una pérdida de peso importante en un corto espacio de tiempo (cinco kilos, o más, en unas pocas semanas) es lo que se conoce popularmente como dieta “milagro”. Estas dietas no son aconsejables por distintos motivos: la pérdida de peso y volumen se debe no a la eliminación del exceso graso sino a la pérdida de líquidos y, en los casos de dietas de este tipo que se prolongan en el tiempo, pueden llegar a provocar pérdida de masa muscular. Además, según los expertos, el efecto rebote, es decir, volver a recuperar, con la misma rapidez, el peso perdido está prácticamente asegurado.

Hay que recordar que las dietas siempre deben ser personalizadas teniendo en cuenta las características de cada individuo: edad, salud general, peso total que se pretende perder… No se puede generalizar. Una dieta pensada para eliminar unos kilos, que tenga como ingrediente principal la alcachofa, pero que incluya otros alimentos variados que aporten los nutrientes que el cuerpo necesita en su justa proporción, puede ser buena, en cambio, una que solo permita tomar este alimento (incluso completar la dieta con suplementos a base de alcachofa) puede hacer que esta magnífica hortaliza acabe no siendo tan sana.

0

No hay comentarios ¿Te animas?