Alimentación

Lo que tiene de bueno, y no tan bueno, el marisco

Mariola Báez

Domingo 21 de julio de 2019

1 minuto

Gambas, mejillones, almejas… aportan importantes nutrientes pero su consumo debe ser moderado

Lo bueno y no tan bueno del marisco (bigstock)

Tal como señala la Fundación Española de Nutrición (FEN) en la categoría “mariscos” podemos incluir una extensa variedad de alimentos entre crustáceos, moluscos, cefalópodos… El marisco tiene características nutricionales similares a las del pescado, por lo que, se considera que su presencia en la dieta resulta beneficiosa.

Proteína de calidad, minerales como el zinc, el selenio o el hierro, y vitaminas A, E y del grupo B, son algunos de los nutrientes que aportan muchos de los mariscos de consumo habitual. Además, algunos son ricos también en ácidos saludables como el Omega 3 y, en general, el aporte calórico de la mayoría es muy bajo, por lo que suponen una opción a tener en cuenta en dietas para prevenir o combatir la obesidad.

Marisco

¿Qué cantidades de marisco son las aconsejables?

Al igual que el pescado, el marisco se sitúa en la Pirámide Naos como un alimento que puede consumirse no a diario pero sí varias veces en semana (alternado su ingesta con la de pescados blancos y azules)-

Es importante tener en cuenta que cada tipo de mariscos presenta características propias a nivel nutricional que deben ser consideradas antes determinadas afecciones como puede ser tener un alto índice de colesterol en sangre o una excesiva presencia de ácido úrico que podría derivar en gota.

  • Como ejemplo, el mejillón es uno de los mariscos más rico en hierro y en selenio pero su aporte en colesterol es también destacable. Lo mismo ocurre con las gambas y langostinos que se sitúan entre los crustáceos menos aconsejables si tienes el colesterol alto.
  • Las sabrosas almejas son una excelente fuente de hierro y su contenido en potasio y calcio no resulta nada despreciable.
  • Los cangrejos de mar (nécoras, centollo, buey de mar…) son ricos en grasas poliinsaturadas y en vitaminas del grupo B. Potasio, hierro y magnesio figuran también entre sus nutrientes más beneficiosos.
Los mariscos se pueden consumir dentro de una dieta delta

 

La variedad de mariscos y la posibilidad de incluirlos en multitud de platos saludables hacen que este alimento no deba reservarse para comidas “especiales”, como clásicas de Navidad, en las que, precisamente, la ingesta excesiva es lo que hace que algo “bueno” en principio, pueda llegar a no serlo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?