Alimentación

¿Qué es el síndrome del comedor nocturno?

Lola Santos

Foto: Bigstock

Miércoles 24 de junio de 2020

2 minutos

Se trata de un desorden alimentario mucho más serio de lo que pueda parecer

¿Qué es el síndrome del comedor nocturno?

Comer poco de día y atracar la despensa por la noche, lo que provoca sobrepeso y problemas de sueño. Es el llamado síndrome del comedor nocturno, que es considerado un desorden alimentario mucho más serio de lo que pueda parecer. Algunas de las personas que lo padecen llegan a consumir gran parte de esas calorías diarias después de la cena o en mitad de la noche.

Según los expertos en nutrición, la ingesta normal diaria debe estar distribuida en cinco comidas. Las comidas deben ir disminuyendo en calorías a lo largo que pasa la jornada, ya que a la hora de la cena el cuerpo no necesita de un gran aporte energético al no someterse a grandes esfuerzos físicos o mentales: el desayuno y la comida deben aportar aproximadamente el 30% de la energía total, en la cena se consumiría entre un 10 y un 20 % de las calorías del día y, el resto, en dos tentempiés a media mañana y media tarde.

Sin embargo, en las personas que padecen el síndrome del comedor nocturno, estos porcentajes están descompensados, siendo capaces de ingerir más del 50% de las calorías por la noche, en los momentos que pasan despiertos.

Cómo reducir la ingesta de calorías de una forma sencilla

Así se comportan

Las personas con síndrome del comedor nocturno no comen nada o casi nada a lo largo de la mañana, ni en el desayuno ni en la comida, ya que su sensación de apetito a estas horas es muy baja. Tras la cena, realizan un consumo excesivo de alimentos, en muchas ocasiones coincidiendo con los periodos de insomnio.

Y los alimentos más consumidos suelen ser ricos en hidratos de carbono (dulces, bollería, pan, pasta, arroz, etc.). Son estos alimentos los que segregan serotonina, una molécula favorecedora del sueño y que mejora el estado de ánimo. Por ello, suelen presentar un estado de ánimo más alto por la mañana, pero que decae según pasan las horas.

Sin embargo, no estamos hablando de grandes atracones de comida, son pequeñas ingestas, que pueden aumentar si se suma el estrés.

¿Cómo tratar este trastorno?

Las consecuencias de este trastorno son la obesidad y el insomnio. Y, a la hora de buscar un tratamiento, se debe ir a la raíz del problema y no comenzar por tratar la obesidad sino tratar primero el trastorno compulsivo. Así que lo prioritario es averiguar de dónde viene esa ansiedad que siente la persona. Por ello, en primer lugar, se aborda cómo ayudar al paciente desde el aspecto psicológico, proporcionándole herramientas para que aprenda a afrontar su problema y cambiar sus actitudes y hábitos frente a la comida.

0

No hay comentarios ¿Te animas?