Alimentación

¿Qué son las gamas de los alimentos?

Rosa Roch

Foto: BigStock

Martes 9 de junio de 2020

3 minutos

Conoce los procesos que han sufrido los alimentos antes de ser puestos a la venta

¿Qué son las gamas de los alimentos?

Seguro que muchas veces has oído hablar de la gama de los alimentos, pero no sabías bien a qué se referían. Y es que, al igual que con los electrodomésticos y su gama blanca, los alimentos también están categorizados por 5 gamas diferentes.

Esta manera de categorizar todos los alimentos se basa en función del origen del alimento, su presentación, la transformación que ha sufrido desde su estado natural hasta su comercialización.

Carnes, pescados, frutas, legumbres, huevos, quesos y embutidos… todos ellos los podemos encontrar en el mercado presentados de diferente manera, así una fruta podrá estar en una gama u otra en función de se está a la venta tal cual se recoge o, por el contrario, ha sufrido diferentes procesos como el empaquetado, envasado, cortado, o en conserva, por decir algunos. O la carne que la podemos encontrar fresca o incluso cocinada.

Y son estas transformaciones que se aplican a los alimentos, las que hacen que estos varíen sus propiedades organolépticas, sus nutrientes, su sabor y sus necesidades de conservación

 

bigstock Mature Man Shopping In Grocery 362589883

 

Primera gama

Son los alimentos frescos que no han sufrido ninguna intervención o tratamiento para limpiarlos o desinfectarlos. Para mantener sus propiedades y conservarse necesitan estar en la nevera. Aquí podemos encontrar la carne y el pescado que en nevera se pueden conservar durante unas 48 horas, y si no pueden consumirse en ese tiempo la recomendación es congelarlos; los productos lácteos; la fruta, que sí puede estar fuera de la nevera, pero sin pelar ni cortar. En definitiva, en esta gama encontramos los alimentos perecederos.

 

Segunda gama

Aquí se engloban los alimentos en conserva, tipo tomate, salsas, mermeladas, atún, aperitivos, legumbres cocidas, espárragos, aceitunas… A todos ellos se les ha aplicado un proceso de conservación antes de ser envasados. No necesitan ser conservados en la nevera (excepto las latas de anchoas), solo apartados de la luz directa y en un lugar fresco y seco y pueden conservarse, algunos de ellos durante años. Siempre llevan impresa la fecha de caducidad.

 

Tercera gama

En esta gama encontramos los alimentos congelados, carnes, pescados, verduras… que requieren de un proceso complejo para ser conservados, descongelados, preparar y cocinar. Poniendo siempre atención al proceso de descongelación para no romper la cadena de frío. Estos alimentos congelados suelen conservarse bien entre seis meses, el pescado; y doce meses, la carne y la carne y verdura.

 

Cuarta gama

Desde hace unos años fueron ganando terreno en los lineales del supermercado, son los alimentos envasados al vacío o en atmósferas controladas; alimentos que ya vienen cortados, pelados, limpios… listos para cocinar o consumir como son las ensaladas que ya vienen en bolsas, o verduras cortada en juliana, o las flores de coliflor o brócoli limpios, listo para hacer, por ejemplo, al vapor.

 

Quinta gama

Son los alimentos que más han acusado diferentes procesos higienizantes, como la esterilización o pasteurización, para poder mantenerlos en buenas condiciones de conservación; están listos para ser consumidos tal cual o que solo necesitan ser calentados, como pueden ser tortillas de patatas y platos preparados. Como se puede entender, si bien son una solución para aquellos días en que nos falta tiempo para todo, esta gama de productos no es la mejor opción para llevar una dieta rica en nutrientes y equilibrada, ya que siempre incorporan conservantes y otros productos químicos que, en exceso, pueden llegar a ser nocivos para la salud.

 

Desde la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (@FAO) y la Organización Mundial de la Salud (@WHO) recomiendan, sobre la dieta, la nutrición y la prevención de enfermedades crónicas; un consumo mínimo de 400 gramos al día de fruta fresca y verduras. EL consumo de hortalizas previene la hipertensión y la retención de líquidos, además de la obesidad ya que son muy pobres en grasas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?