Alimentación

¿Pueden los mayores tomar los edulcorantes de la fruta monje?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 24 de diciembre de 2019

6 minutos

Se trata de una fruta pequeña originaria de China que se utiliza como edulcorante natural

Pueden los mayores tomar los edulcorantes de la fruta monje
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 24 de diciembre de 2019

6 minutos

La fruta monje proviene del sur de China, siendo su nombre científico Siraitia grosvenorii. Se trata de una fruta pequeña que hoy en día es conocida por su utilización como edulcorante, pero que en la medicina oriental se ha empleado para tratar resfriados y problemas de digestión, desde épocas milenarias.

Más dulce que el azúcar

Este producto, también conocido como lo han guo o Swingle, es un fruto minúsculo, cuyo aspecto recuerda al de una calabaza verde, y sus propiedades dulces se extraen al quitar las semilla y la piel, mientras que las sobras se trituran para recoger el jugo. Este carece de valor calórico y se caracteriza por su dulzor, empleándose como ingrediente para endulzar alimentos y bebidas que carecen de sabor.

Lo elementos que le proporcionan esta cualidad a las frutas monjes son los mogrósidos, unas sustancias químicas que, entre otras cosas, resultan ser edulcorantes naturales. Estos no los absorbe el tracto gastrointestinal superior y tampoco aportan calorías a la dieta.

Como acabamos de ver, estos edulcorantes son 150-200 veces más dulces que el azúcar y aportan ese sabor agradable a los alimentos y bebidas sin agregar calorías, tal y como indican desde la Fundación del Concejo Internacional de Información Alimentaria (@FoodInsight). Por ello, se utilizan en refrescos, zumos, productos lácteos, postres, dulces y condimentos. Como se mantienen estables a altas temperaturas se usan también en artículos horneados. Cuando se recurre a esta sustancia es probable que la textura y el sabor difieran respecto a los preparados que usan azúcar, pues posee otras singularidades que confiere una estructura y apariencia diferente de los alimentos.

Por otro lado, cabe destacar que algunos de los productos que incuyen como edulcorante esta fruta, contienen otros ingredientes que añaden calorías extra, por ello es importante leer siempre las etiquetas.

Al mismo tiempo, si lo adquirimos para endulzar nuestras creaciones debemos saber que, en general, se necesitan dosis muy pequeñas, como ocurre con otras sustancias similares. De modo que, para comprobar las cantidades que necesitamos, tendremos que ir probando con cautela la porción más adecuada.

Fruta monje

¿Es seguro?

Cómo es lógico, ante este tipo de productos es posible que surjan dudas sobre su seguridad, pero las autoridades competentes consideran que sí lo es. Por ejemplo, está catalogado como uno de los ocho edulcorantes bajos en calorías permitidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA @US_FDA), para su uso en el suministro de alimentos de este país. Las principales autoridades sanitarias mundiales, como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA @EFSA_EU), han determinado que este tipo de productos son seguros para el consumo humano.

A día de hoy no se ha establecido una ingestión diaria aceptable y no se han podido demostrar efectos adversos, incluso después de que se hayan administrado grandes cantidades de edulcorantes de las frutas monje en estudios con animales. Además, lo pueden consumir los niños, las mujeres embarazadas y también las personas diabéticas. No obstante, en todos estos casos es mejor consultar con un profesional de la salud, pues aún no hay suficiente evidencia científica respecto a ciertas cuestiones sobre su ingesta. Lo mismo deben hacer las personas mayores.

No vamos a adelgazar

Lo que sí se debe tener claro es que por sustituir el azúcar por la fruta monje no vamos adelgazar necesariamente. Si estamos buscando reducir nuestro peso, tendremos que acudir a múltiples enfoques simultáneos. Cambiar un solo producto o sustituir alimentos y bebidas por otros con edulcorantes bajos en calorías son solo dos de las muchas medidas que podemos adoptar, pero por sí sola es insuficiente.

El estilo de vida, así como reducir la ingesta total de calorías, seguir una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad y dormir bien, entre otras cuestiones, son factores importantes para lograr la pérdida de peso y el control del mismo.

¿Fruta monje para adelgazar?

Al mismo tiempo, hay que destacar que se ha planteado la hipótesis de que este edulcorante podría incluso aumentar el apetito, por lo que si no se controla, podría contribuir al sobrepeso y la obesidad. Sin embargo, en la actualidad no existe ninguna investigación que relacione la fruta monje con esta creencia.

Por lo tanto, la conclusión según los expertos es que los edulcorantes que se obtienen de la fruta monje son relativamente novedosos y no hay todavía suficientes análisis para saber qué impacto tienen en enfermedades crónicas como la diabetes o la obesidad. Pero, por otro lado, no hay que olvidar que durante siglos se han empleado de forma segura en las culturas asiáticas y no han proporcionado efectos secundarios. Los estudios realizados hasta el momento han constatado que no afectan negativamente al azúcar en sangre o a los niveles de insulina. La investigación aún se sigue efectuando, sobre todo en lo relativo a la microbiota intestinal.

Se recomienda así que se mantenga un estilo de vida activo y saludable, pues estos hábitos son siempre los que van a aportar el mayor bienestar a cualquier persona. La elección de este tipo de sustancias puede ser un camino para mantener un peso saludable, pero no el único.