Alimentación

Estos son los riesgos de quitar la parte podrida de las frutas y comerte el resto

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 3 de enero de 2020

5 minutos

El aire, la humedad o la presencia de insectos pueden provocar que aparezca esa reacción bioquímica

Estos son los riesgos de quitar la parte podrida de las frutas y comerte el resto despreocupadamente
Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Viernes 3 de enero de 2020

5 minutos

Es algo que hacemos con total tranquilidad. Si vemos que una parte de una naranja, manzana o melocotón está podrida enseguida quitamos ese trozo y nos comemos el resto. No se puede tirar nada dirán algunos, pero lo cierto es que desechar esa porción en mal estado, y que en muchos casos viene acompañada de moho, puede llevarnos a una intoxicación alimentaria.

Por eso, te explicamos lo que en algunos casos puede provocar esa mezcla de aire, humedad o insectos en esas piezas de frutas para estropearlas de esa manera. 

Nos arriesgamos a perjudicar nuestra salud

En principio no tiene que pasarnos nada si quitamos esa parte, pero esto no siempre es así. Es decir, puede que a algunas personas les siente mal esa fruta y puedan desarrollar algún tipo de intoxicación o alergia alimentaria debido a las denominadas micotoxinas. Estas son sustancias derivadas de los hongos responsables de ese mal estado de esa fresa, por ejemplo. En los casos más graves incluso pueden ser capaces de provocar daños en el riñón o el hígado

“Son unas sustancias producidas por hongos que ni se ven ni se huelen ni tienen sabor. Pueden derivar en una intoxicación crónica, capaz de producir cáncer de hígado y de riñón o una toxicidad aguda, incluso mortal”, explican desde la Universidad Politécnica de Valencia (@UPV), aunque también dejan claro que no es algo que suceda muy frecuentemente como para hablar de una alarma en ese sentido. 

¿Tiramos a la basura entonces esa pieza de fruta? Según estos expertos lo mejor es que sí, siempre y cuando esa "mancha" ocupe casi un tercio o la mitad de la superficie de este alimento. Pero si ese "defecto" es muy pequeño, para no desperdiciar esa comida lo que se puede hacer es quitar esa zona que está mal, así como el área de alrededor. Una vez hecho esto, ya se podría comer. 

Caso contrario si hablamos de las que tienen dimensiones más pequeñas como las cerezas. Si vienen todas guardadas en el mismo recipiente y ves que alguna ya está cogiendo mal color u olor, lo mejor es separarlas del resto y echarlas al cubo de la basura. Cuando lo hagas, evita en la medida de lo posible tocar o incluso oler ese moho ya que te puede causar problemas respiratorios. Coge un papel para ello y lávate muy bien las manos cuando hayas terminado.

Estos son los riesgos de quitar la parte podrida de las frutas y comerte el resto despreocupadamente

Y si los restos de esa reacción bioquímica han manchado los cajones de fruta de tu nevera o el frutero, lo mismo. Limpia esas superficies a conciencia con agua y jabón. 

Lo mejor de la fruta

Pero no por esto vamos a dejar de tomar la tan saludable fruta, sobre todo si nos referimos a personas con una edad avanzada. Teniendo en cuenta estas consideraciones relativas a tu seguridad y salud en cuanto a la alimentación, nunca puede faltar en nuestro menú diario. Un agradable alimento que, además, resulta muy beneficioso para nuestro organismo. Por ejemplo, si hablamos de personas mayores, esto es todo lo bueno que trae el consumo de todo tipo de frutas: 

  • Son antioxidantes, por lo que nos ayudarán a la hora de frenar el proceso de envejecimiento y el "ataque" de los radicales libres que inciden en nuestras células. Además, esa capacidad hace que nuestra piel esté más joven y cuidada.
  • Su consumo diario provoca que nuestro sistema inmunológico esté fuerte ante todo tipo de enfermedades de tipo cardiovascular, del sistema digestivo o incluso de índole neurológico. 
  • Una fruta es un aperitivo de lo más sano para cuidar nuestro peso si nos entra algo de hambre a mitad de mañana o por la tarde como parte de una merienda de lo más equilibrada. Además, su contenido en fibra favorece que te sientas más lleno y no tengas la tentación de comer a lo loco; además de cuidar tu tránsito intestinal. 

Estos beneficios medicinales y preventivos sobre todo los encontramos en las piezas más saludables de todas y que son algunas de estas: 

  • Arándano. Este pequeño fruto del bosque es el rey de los antioxidantes que sobre todo ayudan en la prevención de patologías neurodegenerativas.
  • Plátano. Si estás habituado a hacer deporte, esta fruta es tu gran aliada tanto antes como después de esa actividad física ya que tiene potasio y vitamina B. 
  • Uva. La esencia del vino también tiene un poder antioxidante y resulta clave para evitar problemas del corazón, así como prevenir la formación de coágulos en la sangre.
  • Sandía. La fruta del verano por excelencia gracias a sus refrescantes nutrientes. Además de hidratarnos, controla nuestra tensión.
  • Papaya. Esta pieza tropical es ideal para cuidar nuestra salud estomacal ya que posee una enzima que hace que tengamos una buena digestión. 
  • Kiwi. Es considerado un superalimento gracias a su cantidad de vitaminas y minerales. 
Estos son los riesgos de quitar la parte podrida de las frutas y comerte el resto despreocupadamente