Deporte para mayores

Esto es lo que tienes que comer y beber durante una carrera

Victoria Herrero

Lunes 2 de diciembre de 2019

2 minutos

Las pautas de alimentación e hidratación son esenciales para hacer frente al esfuerzo físico

En una carrera hay que comer y beber adecuadamente (bigstock)

Todo esfuerzo físico debe ir precedido, como es lógico, de una buena preparación deportiva que se acompaña de una alimentación adecuada para cada tipo de actividad escogida. Así, cuando se afronta una carrera –da igual la distancia– tan importante es prepararse antes para no evitar lesiones o sobreesfuerzos, como alimentarse e hidratarse de forma correcta antes, durante y después de correr

Y es que, como explican desde la Clínica Ivre+, "la alimentación e hidratación deben ser entrenadas. Del mismo modo que a nadie se le va a ocurrir estrenar zapatillas el día de la competición, por qué hacerlo con la alimentación y la hidratación".

Así, antes de salir a correr debemos hacerlo con el estómago lleno para que no nos sintamos fatigados o débiles a mitad de recorrido. Lo mejor, en este caso, es optar por alimentos como el arroz, las legumbres o los cereales integrales.

La alimentación adecuada para correr (bigstock)

¿Qué comemos durante la carrera?

Cuando estamos en plena carrera, no debemos comer todo de golpe. Lo mejor es hacerlo en pequeñas cantidades cada cierto tiempo para asegurar el nivel de reservas energéticas durante el rato que estemos en marcha. Así, los carbohidratos que tomamos durante este ejercicio son esenciales para darnos esa energía que nos empuja a seguir avanzando kilómetros, como afirman los expertos consultados. Además, deben ser fácilmente digeribles y que podamos llevar sin problema alguno con nosotros: barritas energéticas, fruta o incluso un trozo de chocolate negro serán buenos aliados en este cometido. 

Y recuerda que está prohibido comer en una carrera nada que no hayamos probado antes; ya que no sabemos si nos puede dar algún tipo de alergia o que nos provoque alguna molestia estomacal durante la práctica del ejercicio. 

Junto a esta rutina de alimentación, es indispensable estar bien hidratados durante todo el trayecto. Como en el caso de la comida, márcate una pauta para que cada media hora, más o menos, bebas medio litro de agua

Recomendaciones posteriores

Una vez hemos sobrepasado la línea de meta, toca descansar y recuperar fuerzas tras el esfuerzo realizado. Por ello, lo mejor es beber abundante agua para hidratarnos en esos minutos posteriores. También podemos ayudarnos de bebidas isotónicas o ricas en sales minerales. Además, inmediatamente después de terminar la carrera, podemos comer alguna que otra pequeña pieza de fruta como plátano o uvas. 

Horas más tarde y ya algo más recuperados, es recomendable hacer una comida más normal donde no pueden faltar en el plato una buena parte de carbohidratos, además de las proteínas que podemos encontrar en alimentos como el pollo, huevos o pescados, entre otros. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?