Avances

Identifican cambios en el cerebro que explican las diferencias en la percepción del dolor en mayores

65ymás

Martes 19 de mayo de 2020

2 minutos

Hallazgo de investigadores de la Universitat de les Illes Balears (UIB)

Qué puede provocar un dolor constante en el tobillo

Un equipo de investigadores de la Universitat de les Illes Balears (UIB) ha identificado los cambios en la conectividad entre áreas cerebrales que explican la alteración en la percepción del dolor de las personas mayores.

Según ha explicado este lunes la UIB en un comunicado, la investigación ha proporcionado "evidencias abundantes" de que existen numerosos factores (genéticos, fisiológicos, cognitivos, sociales, culturales) que determinan la manera de percibir el dolor y cómo el cerebro produce mecanismos para aliviarlo, entre los cuales se encuentra la edad.

Las personas mayores, han indicado, presentan algunos signos de insensibilidad al dolor. Así, se ha demostrado que su sistema de detección del dolor "se activa más tarde" que en las personas jóvenes, por lo que necesitan una estimulación más intensa para sentirla como dolorosa.

Ahora bien, también se ha observado que una vez que el cerebro ha detectado el dolor, los mecanismos inhibitorios que tendrían que reducir de manera natural esta percepción del dolor "no funcionan correctamente".

Como consecuencia, las personas mayores toleran menos el dolor, lo cual puede derivar más fácilmente en la cronificación del dolor. Sin embargo, los mecanismos cerebrales que podrían ser responsables de estos alteraciones "todavía son una incógnita".

Qué puede provocar un dolor constante en el tobillo

 

Recientemente, un equipo de investigadores del grupo de investigación en Neurociencia Cognitivoafectiva y Psicología Clínica (Canclip) de la UIB y de la Universidad de Luxemburgo han publicado un estudio en la revista 'Frontiers in Aging Neuroscience', en el que han aportado nuevos conocimientos sobre la evolución de las redes corticales durante el envejecimiento y su relevancia para la percepción del dolor.

Según han señalado, el estudio muestra que los cambios plásticos en la organización cerebral asociados al envejecimiento "podrían estar relacionados con la mayor prevalencia de dolor crónico en las personas mayores".

En definitiva, según ha detallado la investigadora y profesora del Departamento de Psicología de la UIB, Ana M. González, los hallazgos concuerdan con la idea de que, cuando se envejece, el sistema del dolor "se activa ligeramente más tarde", pero con el tiempo la disfunción de los procesos de evaluación y de modulación del dolor dirigen a una percepción más grande del dolor.

En conjunto, los resultados logrados por los investigadores de la UIB ayudan a aclarar porque las personas mayores son más vulnerables a los desórdenes de dolor crónico, a la vez que sugieren que diferentes técnicas de neurorehabilitación "podrían ser vías para explorar en el tratamiento del dolor entre la población de más edad".

0

No hay comentarios ¿Te animas?