Avances

Qué aportan los tratamientos biológicos en las enfermedades inflamatorias inmunomediadas

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 19 de enero de 2020

2 minutos

En los últimos años se ha avanzado en su conocimiento y las terapias están mejorando su diagnóstico

Qué aportan los tratamientos biológicos en las enfermedades inflamatorias inmunomediadas

Las enfermedades inflamatorias inmunomediadas (IMIDs) son un conjunto de patologías muy heterogéneas: psoriasis, enfermedad inflamatoria intestinal, artritis reumatoide, lupus, colitis ulcerosa, uveítis, etcétera. Afectan aproximadamente a un total del 6% de la población española, según datos facilitados por Janssen Pharmaceutical Companies of Johnson & Johnson (@JanssenESP) en un reunión científica celebrada recientemente sobres estos trastornos. Además, al ser tan variadas implican la atención de diversos especialistas como dermatólogos, reumatólogos o gastroenterólogos, entre otros.

Estrategias colaborativas

Los expertos coinciden en matizar que en este tipo de patologías es vital establecer estrategias colaborativas entre las distintas áreas de especialidad así como realizar abordajes multidisciplinares. Al mismo tiempo quienes sufren alguna enfermedad inflamatoria inmunomediada, poseen más riegos de comorbilidades y complicaciones derivadas de los efectos crónicos de la inflamación: factores de riesgo cardiovascular, síndrome metabólico, diabetes, depresión, hígado graso o enfermedad renal, lo que dificulta el manejo de estas enfermedades.  

Carina Escobar, secretaria general de UNIMID (asociación de personas con IMIDs), corrobora la necesidad de esa coordinación entre los distintos profesionales que intervienen en estas patologías, así como la importancia de un trato humanizado para estos pacientes. “Es fundamental poder acceder, en condiciones de equidad, a la innovación terapéutica presente y futura para estas patologías. Los tratamientos biológicos nos han cambiado la vida y permiten nuestra mayor inclusión social y laboral entre otras muchas cosas”.

Psoriasis y Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Opciones biológicas

En los últimos años se ha avanzado en el conocimiento de las IMIDs, así como en opciones terapéuticas y herramientas que están mejorando su diagnóstico. En el caso de la psoriasis, la irrupción de nuevos tratamientos biológicos que bloquean de forma selectiva la interleuquina IL-23 ha supuesto mejorar la calidad de vida de los pacientes. Se han conseguido dosificaciones más cómodas y una mayor adherencia al tratamiento, explica el doctor Luis Puig, jefe del servicio de Dermatología del Hospital Universitario de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona

En el caso de la enfermedad de Crohn se ha experimentado “una auténtica revolución”, cuenta la doctora Pilar Nos, jefa del servicio de Gastroenterología del Hospital Universitario La Fe de Valencia. Gracias a los primeros biológicos, los primeros anti TNF, se ha vivido un antes y un después, ya que los pacientes pasaron de estar ingresados a ser ambulatorios. Actualmente se están investigando otras vías que según la doctora son alentadoras.

En cuanto a la artritis psoriásica, los avances en este sentido, han permitido preservar la calidad de vida del paciente. “Con los nuevos tratamientos biológicos, entre los que se encuentran los que inhiben la interleucina 12/23, estamos viendo en los pacientes una baja actividad de la enfermedad”, indica el doctor Rubén Queiro, del servicio de Reumatología del Hospital Universitario Central de Asturias. Además, resulta esencial la detección temprana de la entesitis, que se considera como el punto de partida de este trastorno. En este sentido se ha demostrado que existe una ventana terapéutica, “una ventana de oportunidad de entre 6 y 12 meses en la que el tratamiento precoz conlleva beneficios”. Pero, el doctor indica que si el diagnóstico y el tratamiento se retrasan, las probabilidades de éxito disminuyen.

0

No hay comentarios ¿Te animas?