Cuídate

Cinco consejos para cuidar la piel en invierno

Ruth Macarrón

Sábado 9 de noviembre de 2019

1 minuto

Estos cuidados son esenciales para mantener tu piel saludable a pesar del frío reinante

Cuidar la piel en invierno en cinco pasos (Creative commons)

La estación más fría supone un trabajo extra para nuestra epidermis. Las bajas temperaturas en el exterior se reflejan en nuestro rostro, al tiempo que las altas calefacciones no ayudan. Las pieles más sensibles son las grandes perjudicadas, según la experta Carmen Navarro, aunque todos deberíamos tener en cuenta unos cuidados extra.

Las claves para cuidar la piel en invierno

  1. La belleza empieza en el interior, y es ahí donde debe comenzar tu cuidado. El mejor de los tratamientos queda arruinado si no nos hidratamos lo necesario. Si en invierno te cuesta más beber agua, prueba con las infusiones. También es buena idea acudir a la nutricosmética o suplementos nutricionales que te aporten vitaminas y oligoelementos necesarios para el buen estado de tu piel.
  2. Utiliza una buena crema hidratante adecuada a tus necesidades. Puede que necesites también un extra de nutrición estos meses, la secreción de grasa disminuye con el frío, y también a medida que vamos cumpliendo años. Busca texturas ricas que hagan sentir la piel confortable. Un sérum a base de ácido hialurónico puede ayudarte a mantener la hidratación.
  3. ¡Manchas fuera! El invierno es el mejor momento para hacerse algún tratamiento médico-estético para eliminar manchas u otros signos de envejecimiento. Eso sí, no olvides la protección solar al salir a la calle, especialmente si estás aplicando algún tratamiento de Vitamina C o has realizado algún tratamiento con láser. 
  4. Las manos, grandes olvidadas. Las bajas temperaturas estropean nuestras manos. No te olvides de aplicar una crema hidratante y protectora antes de acostarte, y lleva siempre una en el bolso para poder aplicarla cuando las sientas poco confortables.
  5. Mima el resto del cuerpo. A pesar de llevarlo tapado por varias capas, no limites los cuidados al rostro. Aplica una crema corporal o bodymilk después de la ducha diaria, insistiendo en las zonas más problemáticas como codos o rodillas. Si eres aficionado a los baños, ten en cuenta que también deshidratan. Utiliza geles suaves y sin parabenos seguidos de aceites corporales para mantener el buen estado de tu piel… Lo agradecerás cuando llegue la primavera.
0

No hay comentarios ¿Te animas?