Cuídate

¿En qué consiste la ictioterapia? El poder de los peces

Ruth Macarrón

Martes 14 de mayo de 2019

3 minutos

Riesgos y beneficios de esta terapia para los pies

En qué consiste la ictioterapia (Bigstock)
Ruth Macarrón

Martes 14 de mayo de 2019

3 minutos

El buen cuidado de nuestros pies va más allá de la estética. Enfermedades como la diabetes los hacen más sensibles, por lo que la visita al podólogo es obligada. Pero además, con la llegada del buen tiempo, llevarlos cuidados y libres de asperezas nos ayuda a lucirlos sin complejos. La ictioterapia puede ayudarte a tenerlos perfectos de una manera natural y placentera, te contamos en qué consiste.

Qué es la ictioterapia

La ictioterapia es una técnica procedente de Oriente Medio. El término viene del griego, idioma en el que significa literalmente tratamiento con peces, que es en lo que consiste esta terapia, en la que pequeños peces de una especie llamada garra rufa eliminan la piel muerta de los pies. Su uso se conoce desde principios del S. XIX, y la especie goza de especial protección por el Gobierno turco por sus propiedades.

El tratamiento es relajante e indoloro: solo es necesario sumergir los pies en una pecera llena de estos pequeños pececitos, y ellos se encargan de hacer todo el trabajo, succionando las células muertas que componen las durezas y callos de nuestros pies. En unos minutos (entre quince y media hora) nuestros pies estarán listos, completamente suaves y preparados para recibir otro tipo de tratamientos, como un masaje o esmaltado de uñas.

Los riesgos de la ictioterapia

A pesar de que es una técnica que no tiene contraindicaciones, diversos organismos como el Instituto Valenciano del Pie han alertado de posibles complicaciones en los tratamientos de ictioterapia. Parece que el mayor riesgo que existe es el de emplear otro tipo de peces, cuyo mantenimiento es más económico, llamados Chin Chin. Esta especie, de origen chino, tiene unos pequeños dientes con los que muerde, por lo que pueden existir riesgo de infecciones.

Por otra parte, para realizar un tratamiento de ictioterapia es necesario acudir a un centro que nos de todas las garantías higiénicas, porque es necesario que las peceras tengan un flujo constante de agua y los peces sean frecuentemente reemplazados.

Bien empleada, la ictioterapia resulta relajante y deja nuestros pies suaves durante semanas. Complementada con otros tratamientos, como la pedicura permanente, nos asegura lucir unos pies perfectos durante todo el verano.