Cuídate

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes que sufren los músicos?

Victoria Herrero

Domingo 31 de marzo de 2019

1 minuto

Tocar durante años un instrumento puede derivar en la aparición de problemas musculares, entre otros

Las lesiones más frecuentes de los músicos (bigstock)

La profesión de músico, aparte de bonita, no está exenta de riesgos en lo que a lesiones se refiere como apuntan desde Mapfre (@mapfre). Y es que tantas horas repitiendo los mismos movimientos o malas posturas puede hacer que aparezcan ciertas dolencias en el caso de las articulaciones, además de las lógicas molestias auditivas derivadas de tantos años en contacto con un volumen en algunos casos excesivo. 

Contracturas y lesiones musculares 

Entre las dolencias más llamativas en este apartado, las personas que cada día pasan horas tocando un instrumento pueden padecer a larga problemas de tendinitis en el codo, la muñeca, el hombro o incluso en los dedos. Así, si es la mano la que está más expuesta a esos ritmos repetitivos puede hacer que el dolor se manifieste en forma de inflamación del túnel carpiano, entre la muñeca y los dedos, o que tengamos una protuberancia en el dorso de la mano llamada ganglión

Una de las lesiones de los músicos son las tendinitis (bigstock)

Incluso la musculatura de la mandíbula puede hacer que se resienta si, por ejemplo, tocamos un instrumento de viento. Es lo que se conoce como trastorno temporomandibular

Sea cual sea la dolencia, el tratamiento que se recomienda en estos casos pasa por hacer periodos de descanso para descargar esa tensión, automasajes, realizar estiramientos, cremas antiinflamatorias y, si fuera necesario, acudir a una sesión con el fisioterapeuta. Con todo, no está de más seguir otra serie de consejos para evitar su aparición:

  • Tener presente que hay límite de horas que podemos practicar y que nuestro cuerpo puede soportar.
  • Corregir aquellas posturas o técnicas que sean inadecuadas o erróneas. 
  • Calentar antes de practicar con el instrumento, además de realizar períodos de descanso.
  • Dejar de tocar cuando notemos un dolor que vaya en aumento. 

Trastornos auditivos

Es lógico que los oídos sufran, especialmente si te dedicas de forma profesional o amateur al ámbito de la música. Y es que esa exposición continua a altos decibelios se puede traducir en una pérdida de la audición, vértigos o un molesto pitido que nos acompañe cada día. Por ello, lo mejor es prevenir futuras dolencias y prestar especial atención a la salud de nuestros oídos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?