Cuídate

Origami o papiroflexia, mucho más que hacer figuras con papel

Carlos Zapatero

Martes 30 de abril de 2019

3 minutos

Desde un punto de vista terapéutico ayuda a aliviar tensiones y a mejorar la atención o la memoria

Origami o papiroflexia, mucho más que hacer figuras con papel (Bigstock)
Carlos Zapatero

Martes 30 de abril de 2019

3 minutos

El Origami o papiroflexia, que es como se conoce en España, es el arte de crear figuras con papel, realizando dobleces y sin utilizar tijeras ni pegamento. Sus orígenes pueden remontarse al mismo momento en el que se descubrió el papel en el año 100 d.C., según explica Carlos Pomarón, en el artículo La papiroflexia: un arte en tus manos, publicado en la Asociación Española de Papiroflexia. Alrededor del siglo VII, Japón lo propagó y hacia el siglo XII fueron los árabes quienes lo trajeron a Europa. Ahora es una arte practicado en todo el mundo que se emplea incluso como terapia como ocurre por ejemplo con la arteterapia.

Propiedades terapéuticas

El plegado de papel en Japón se conoce como Origami y allí está muy arraigado culturalmente. De hecho, en este país tiene un sentido religioso y simbólico, algo que no ocurre en Europa donde se ve más como un entretenimiento o afición.

Desde un punto de vista terapéutico la papiroflexia ayuda a aliviar la tensión y el estrés, dado que es una actividad tranquila y relajante, según los expertos. Asimismo, favorece el trabajo de la memoria y la psicomotricidad de las manos.

En el estudio Efectos de una intervención con papiroflexia en personas mayores que entrenan la memoria en un centro municipal, realizado por la psicóloga Cristina Belló Emilas, se ha demostrado que las personas mayores que participan en un programa  de papiroflexia  junto a otro de entrenamiento de memoria en estimulación cognitiva obtienen un mejor rendimiento en atención, memoria y funciones ejecutivas que aquellas que solamente participan en un programa de memoria. En la medida en que los mayores aprenden a plegar el papel por primera vez, ponen en marcha una estrategia que implica un mayor esfuerzo, y que contribuyena generar una reserva cognitiva.

Esta investigación considera que los talleres de papiroflexia para mayores son positivos porque ayudan a mejorar el procesamiento motor, la velocidad y la precisión manual, la estructuración espacial o funciones ejecutivas localizadas en el área prefrontal del cerebro que estimulan la atención sostenida, distintos tipos de memoria, la flexibilidad mental y otra serie de habilidades esenciales para la fluidez verbal y el lenguaje en general.

Además, al ser una actividad colectiva y el hecho de “ponerse juntos a plegar” favorece la participación social de los usuarios y se propicia un clima de cooperación. Por un lado, porque se puede prestar ayudar al compañero con su figura, resultándole de este modo útil, y por otro, por el producto obtenido, la figura de papel, que eleva la autoestima.

Cómo iniciarse

Esta actividad tiene la ventaja de que nos es muy cara, ya que solo necesitas papel para desarrollarla y, claro, algo de paciencia, pues puede que al principio las figuras no te salgan tan bien como te gustaría.

En internet puedes descargar muchos tutoriales para hacer todo tipo de creaciones de papel. Lo ideal es que si empiezas solo lo hagas por las más sencillas. Por otro lado, tienes la posibilidad de buscar talleres de papiroflexia donde además de aprender este arte de plegar papel podrás relacionarte con personas que tengan tu misma afición.