Cuídate

Tipos de mantas eléctricas y cómo pueden ayudarnos para aliviar el dolor

Noelia Hontoria

Foto: Bigstock

Martes 20 de agosto de 2019

3 minutos

Opta por aquellas mantas eléctricas que tengan protección contra sobrecalentamientos indeseados

Usos de las mantas eléctricas
Noelia Hontoria

Foto: Bigstock

Martes 20 de agosto de 2019

3 minutos

Las mantas eléctricas son un tipo de manta especial que integra un pequeño calefactor eléctrico. Se suelen utilizar en casos de dolor en una zona localizada (la zona lumbar suele ser la más habitual) y de frío en articulaciones, ya que están diseñadas precisamente para aliviar el dolor a la vez que te aísla del frio.

Tipos de mantas eléctricas

Aunque a priori todas las mantas eléctricas tienen en el mismo funcionamiento y el mismo objetivo, se suelen distinguir tres tipos de mantas, una clasificación condicionada principalmente por su tamaño.

En el mercado encontraremos mantas eléctricas de cama y mantas eléctricas de sofá, las primeras son más grandes que las segundas y menos portátiles. Normalmente las usaremos solo en casa, mientras que las de sofá, al ser más pequeñas, suelen ser también más ligeras y fáciles de transportar. Estos dos tipos de mantas eléctricas son interesante cuando tenemos un dolor o frío generalizado, por ejemplo, de articulaciones.

mantas electricas

Para los casos en los que queramos aliviar un dolor localizado, las mantas eléctricas lumbares o cervicales son las más apropiadas. Su característica principal es que, además de ser pequeñas y portátiles, tienen la forma de la zona del cuerpo a la que van enfocadas para que actúen como manta y almohadilla a la vez y sean más cómodas de utilizar.

Antes de comprar una u otra y aparte de tener en cuenta el objetivo que quieres conseguir con ella, debes valorar otras cualidades, como la potencia, las temperaturas que puede alcanzar, si se encienden y se apagan con un botón integrado en la manta o tienen mando de control, la calidad de la tela y su seguridad. Es importante optar por aquellas que tengan protección contra sobrecalentamiento, que su resistencia esté bien aislada y que no estén hechas con un material inflamable. Todo esto ayudará no solo a que no nos quememos, también a que se eviten problemas de incendios.

¿Todo el mundo puede usar mantas eléctricas?

No. Aunque parece un accesorio inofensivo, lo cierto es que están desaconsejadas para cierto tipo de público. Por ejemplo, no deberían usar mantas eléctricas los bebés o niños pequeños, las personas con marcapasos, las que sean insensibles al calor, quienes tengan problemas de motricidad, las embarazadas o las personas mayores con graves problemas de salud.