Deporte para mayores

Ejercicios en el agua para fortalecer nuestra cadera sin lesiones

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 22 de septiembre de 2019

2 minutos

La piscina es un lugar idóneo para trabajar la cadera sin apenas esfuerzo y con efectividad

Ejercicios en el agua para fortalecer nuestra cadera

El agua es un medio idóneo para ejercitarse y fortalecerse a todas las edades, pero en el caso de las personas mayores tiene unas ventajas añadidas. En realidad el líquido favorece que el ejercicio se realice en ocasiones con un menor esfuerzo pero a la vez con efectividad. Esto proporciona seguridad a los mayores que van viendo una mejoría en su condición física de una forma progresiva lo que al final repercute en su autoestima. Así pues, dentro del agua es posible trabajar ciertas partes del cuerpo del mismo modo que si lo hiciéramos de manera convencional.

Lo ideal es siempre hacer ejercicios personalizados en el caso de tener una patología concreta o si se está en un proceso de rehabilitación. Pero si no padecemos un problema específico, existen una serie de movimientos que podemos efectuar con la simple finalidad de mejorar una zona, que en este caso que vamos a ver es la cadera.

Desplazamientos de las piernas

La postura que debemos adoptar una vez dentro de la piscina ha de ser recta y con una de las manos apoyada en el bordillo. A continuación deberemos levantar lateralmente la pierna del lado contrario al que nos estamos sujetando y luego devolverla a su posición normal. Repetir varias veces con las dos piernas. El número de repeticiones se puede ir incrementando con el tiempo, así como las series.

Otro movimiento en la misma posición consiste en llevar la pierna adelante y atrás lentamente. También deberá hacerse con ambas extremidades.

Del mismo modo podemos combinar varios desplazamientos de manera que llevemos la pierna hacia un lado, luego hacia el centro y a continuación cruzarla con la pierna que está inmóvil.

¿Por qué el agua fría tiene un impacto directo en nuestra digestión? (Big stock)

Movilidad

Es bueno andar en el agua ya que la propia presión que ejerce esta cuando caminamos va a fortalecer toda la parte inferior del cuerpo. Se puede hacer en círculo, cruzando la piscina o de una esquina a otra, y a la par es recomendable mover los brazos.

Estiramientos

Los estiramientos también contribuyen a que nuestra cadera esté más fuerte. Así con una mano apoyada en el borde de la piscina, las piernas algo separadas y una delante de la otra hay que inclinar el cuerpo ligeramente hacia delante. En este momento deberemos doblar la extremidad trasera como si nos fuéramos a arrodillar y aguantar la postura unos 10 segundos. Después hacer lo mismo con la otra pierna.

0

No hay comentarios ¿Te animas?