Salud

Estos son los 3 problemas visuales que pasan más factura durante la conducción

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Domingo 4 de octubre de 2020

2 minutos

Fomentar la autoevaluación de la población ayudaría a detectar patologías

Estos son los 3 problemas visuales que pasan más factura durante la conducción

Las campañas de prevención de accidentes de la Dirección General de Tráfico (DGT @DGTes) recurren habitualmente a mensajes que nos alertan sobre los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. También abundan los consejos para hacer la puesta a punto de nuestro vehículo antes de salir a la carretera. Sin embargo, no suele hacerse tanto hincapié, en general, en la necesidad de revisar la vista del conductor, cuando de poco valdrá tener 30 puntos del coche revisados si quien conduce no lo hace con plenas facultades.

Quien pone de relieve esta paradoja es el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO @Cgcoo_es), que recuerda que el 85% de la información que procesa nuestro cerebro proviene de los ojos y que de nuestro estado visual dependen nada menos que nuestros reflejos a la hora de abordar cualquier contratiempo al volante.

En el Libro blanco de la salud visual en España, editado por el CGCOO, la Óptico-Optometrista Celia Sánchez-Ramos, doctora en Medicina Preventiva y Salud Pública por la Universidad Complutense de Madrid (@unicomplutense), señala que los problemas que pueden pasarnos una factura más alta durante la conducción están condicionados por nuestra salud ocular.

Según Sánchez-Ramos, estos son los principales problemas visuales en la carretera:

Ojo con cataratas, discapacidad visual

1.- Cataratas: “Si nos referimos a la conducción diurna, aquí lo más importante es la aparición de borrosidad o sensación de nebulosa en la escena que no permita diferenciar bien los diversos objetos de la carretera. Esto puede estar provocado por unas posibles cataratas”.

2.- Graduación adecuada: si el conductor no cuenta con una graduación adecuada al defecto refractivo que presenta se dificulta la visión nítida en la distancia lejana, lo que puede provocar un accidente.

3.- Miopía nocturna: con baja luminosidad la percepción del color no existe, se reduce el campo visual muchísimo y se produce el fenómeno de la miopía nocturna, que provoca un desenfoque de la escena. “Las causas de esta alteración son la aberración cromática y esférica, debido a un aumento del diámetro pupilar derivado de la existencia de menos luz, aunque también puede haber variaciones en la forma del cristalino, concretamente en la cara externa. Todo eso da lugar a miopía nocturna que puede llegar a ser de hasta una dioptría y media”, asegura la experta.

 

Además de realizar un control anual de la visión, la Doctora Sánchez-Ramos propone, entre otras acciones, fomentar la autoevaluación por parte de la población, para que revise su vista de forma periódica, y “también la divulgación de cuáles son los aspectos que el propio conductor debe hacer para realizar un auto chequeo, por ejemplo monocular, para que él mismo compruebe si hay alguna diferencia de visión entre un ojo u otro. Debe intentar advertir posibles diferencias en el contraste, la nitidez, el color diferente… Así cuando vaya al óptico-optometrista para realizar su revisión periódica podrá contarle con más certeza qué es lo que le ocurre”.

0

No hay comentarios ¿Te animas?