Practicopedia

Cómo hacer la puesta a punto del coche para un viaje

65ymás

Foto: BIGSTOCK

Viernes 19 de junio de 2020

3 minutos

Tras el confinamiento y con la llegada de las vacaciones, sigue estos consejos

Cómo hacer la puesta a punto del coche para un viaje

El estado de alerta para hacer frente a la pandemia del coronavirus nos ha tenido confinados durante muchas semanas, a nosotros y a nuestros vehículos. Si ya en situaciones normales deberíamos hacerle a nuestro coche una puesta a punto antes de iniciar cualquier viaje largo, ahora más que nunca deberíamos tomarnos en serio hacer esa revisión.

Desde el RACC (@ClubRACC) han lanzado una pequeña guía con estos consejos que pueden resultar muy útiles para volver a coger el coche:

  1. Revisión visual: Abre el capó delantero para comprobar que todo esté en correcto estado, revisando manguitos, cables, correas y plásticos.
  2. Batería: Si hemos arrancado el coche con asiduidad para evitar su descarga, no tendremos problemas a la hora de iniciar la marcha, pero siempre es recomendable mirar su nivel de carga. Los vehículos más modernos siempre tienen un mínimo consumo de batería, por lo que la larga inactividad puede descargarla. En el caso de que el vehículo arranque, deberemos tenerlo aproximadamente media hora en marcha para cargar suficientemente la batería, evitando acelerar hasta pasados cinco minutos, ya que el aceite motor queda alojado en el cárter por gravedad, por lo que deberemos esperar a que la bomba de aceite lubrique todo el motor por igual.
  3. Neumáticos: La inactividad favorece una mayor pérdida de presión, así que deberemos comprobar la presión e hinchar los neumáticos con las medidas indicadas por el fabricante, normalmente ubicadas en la puerta del conductor o en el maletero. En periodos largos de inactividad siempre podemos hinchar por encima de lo indicado. Por ejemplo, si se deben hinchar a 2,9 bar, hacerlo a 3,1 nos dará cierto margen para evitar sorpresas desagradables.
  4. Líquidos y aceite: El nivel de aceite y líquido refrigerante son los más importantes. En el caso de rellenar alguno de los líquidos, siempre hay que respetar las medidas impuestas por el fabricante. También es importante mirar debajo del coche por si hubiera pérdidas. No debemos olvidar revisar también el agua del limpiaparabrisas, el líquido de la dirección asistida o el de frenos.
  5. Filtros: El filtro del aire es recomendable limpiarlo, sobretodo si el coche ha estado estacionado en la calle y, principalmente, sobre tierra. Los vehículos diésel con quince años o menos incorporan también filtros de partículas; para regenerarlos y conseguir la incineración de los restos sólidos de los gases, debemos circular entre las 2.000 y 2.500 rpm, durante unos 25-30 km.
  6. Gasolina: En el caso de los vehículos muy antiguos, es recomendable estacionarlos con el depósito lleno para evitar su deterioro, pero en los modernos evitar un llenado excesivo es prioritario. La gasolina tiene una fecha de caducidad a partir de la que puede perder propiedades, aunque no es probable que la superemos en un periodo tan corto de tiempo como una cuarentena. Además, el combustible que repostamos no es el mismo en verano que en invierno (en invierno, se prepara con componentes de mayor volatilidad para favorecer una mayor vaporización, mientras que con tiempo caluroso se evita este aspecto), por lo que consumir el de invierno en periodo estival puede provocar averías en el coche.
  7. Caja de cambios y frenos: debemos revisar la tensión del freno de mano y su correcto funcionamiento, así como el engranaje del cambio de marchas. Es posible que durante el primer uso, los frenos emitan un sonido similar a rascar con papel de lija durante los primeros metros, debido a la suciedad. Esto lo solucionamos con frenadas suaves para recuperar la completa eficacia.
¿Cuándo tenemos que cambiar el aceite del coche?

 

Teniendo en cuenta que ya entramos en el verano, ten en cuenta estos puntos de revisión que recomienda el RACE (@RACE_es):

  • Sistema de aire acondicionado: un elemento clave para la seguridad en los trayectos en verano porque ayuda a mantener la temperatura correcta del habitáculo, algo que evita la fatiga. Si conectas el aire acondicionado y no enfría rápido puede que sea el momento de cambiar el filtro o de realizar una carga del gas refrigerante.
  • Limpiaparabrisas: debe estar en buen estado para afrontar las tormentas de verano y también para poder retirar los mosquitos del parabrisas.
  • Sistema de refrigeración: Antes de iniciar un viaje es aconsejable que un profesional revise el estado del radiador y de los manguitos, y que no existe fugas del líquido refrigerante. Alguno de estos elementos en mal estado puede ocasionar un calentón del motor.
  • Luces: No olvides revisar que todas las luces del coche funcionan correctamente, sobre todo si vas a viajar de noche.
     
    Cómo mantener el coche a punto durante el confinamiento: cuidado con la batería y los neumáticos

     

0

No hay comentarios ¿Te animas?