Salud

¡Evita las corrientes de aire! Estas son las enfermedades más comunes

Ignacio Casanueva

Martes 17 de noviembre de 2020

2 minutos

Gripe y resfriado se juntan con otras patologías que una corriente de aire frío pueden desencadenar

¡Evita las corrientes de aire! Estas son las enfermedades más comunes
Ignacio Casanueva

Martes 17 de noviembre de 2020

2 minutos

El frío no provoca enfermedades. Pese a la creencia popular de que el invierno aumenta las probabilidades de enfermar de gripe, catarro, etc. no es el frío el principal factor. El causante de que nuestro cuerpo comience a mostrar síntomas de haber enfermado es el aire, en concreto, las corrientes de aire.

Los cambios de temperatura que sufrimos cuando pasamos de una estancia a otra, de casa a la calle, o de la calle a los comercios, provoca que nuestro cuerpo se vea expuesto a diferentes temperaturas en periodos muy breves de tiempo. Unos cambios para los cuales no puede prepararse y ve alterado su funcionamiento. Las defensas, por tanto, si están algo bajas o al límite no soportan estos choques y nos llevan a enfermar.

Descubren que los anticuerpos del resfriado pueden servir contra el coronavirus

Otro de los factores que están relacionados con las corrientes de aire es que gracias a ella se propagan los virus, por lo que en ocasiones nos pueden ayudar a que estos no se mantengan en la habitación (como el COVID-19), pero a su vez a contagiarnos por ello.

Entre las principales enfermedades que se dan por todas estas circunstancias se encuentra el resfriado. En un principio se trata de una patología leve, pero que de no tratarse puede derivar en gripe. Estas dos patologías son las causantes del 50% de todas las infecciones respiratorias agudas durante el invierno, un dato que deben tener en mente sobre todo las personas que sufren de enfermedades respiratorias como el asma.

La Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) recuerda que los signos de la gripe son diferentes a los de un resfriado. Fiebre más alta, de 38 a 39 grados, dolor muscular, articular y de cabeza intensos y estornudos y congestión nasal muy leves son los más comunes.

Además de estas dos enfermedades, de sobra conocidas, existen otras que se desencadenan con una simple corriente de aire. Por ejemplo, el enfriamiento de una parte del cuerpo, puede ser acicate para las lumbalgias o el reuma; asi como la inflamación del tejido fibroso (fibromialgia) que se acompaña de dolor, rigidez y malestar.  

Por todo ello hay que prestar atención tanto a la temperatura de los sitios en los que vamos a estar, así como a la nuestra. Llevar ropa que nos cubra bien todo el cuerpo, que se adapte a la estación en la que estemos, así como cuidar de la garganta, cintura y pies. 

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?