Fisioterapia

¿Qué puede hacer la fisioterapia frente a un desgarro muscular?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Domingo 11 de agosto de 2019

2 minutos

Las roturas fibrilares en personas mayores pueden requerir más tiempo para su total recuperación

Desgarro muscular

Lo que generalmente llamamos desgarro muscular hace referencia a la rotura de algunas de las fibras que componen ese músculo concreto. Es una lesión habitual en deportistas, pero también en los adultos mayores por motivos diversos. Un traumatismo por un golpe o caída, el excesivo sedentarismo, que acaba debilitando las fibras y provocando incluso la pérdida de masa muscular, o un sobreesfuerzo en un momento determinado son algunas de las causas más frecuente, tal y como señala la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer 'Tierra de Barros' (@AlzTierraBarros).

¿Cómo se debe tratar un desgarro muscular?

Las fibras musculares son las encargadas de generar la contracción y el estiramiento que hace posible cualquier movimiento de un músculo, que “tira” del hueso al que está unido. Una elongación brusca, o demasiado intensa y prolongada, es lo que puede provocar la rotura fibrilar, que puede darse en cualquier área corporal, aunque son más frecuentes en los músculos de las extremidades inferiores (gemelos, cuádriceps…) y superiores (musculatura del hombro, bíceps, tríceps…).

Desgarro muscular

Dependiendo del tipo y de la extensión del desgarro, la lesión puede llegar a producir un dolor intenso que puede aliviarse, en los primeros minutos, recurriendo a la aplicación de frío en la zona afectada.

Los fisioterapeutas explican que recuperarse de una rotura fibrilar puede llevar bastante tiempo, semanas o meses, especialmente si el paciente es una persona mayor. En estos casos, la fisioterapia puede ayudar en un doble sentido: por un lado, contribuyendo a aliviar las molestias y disminuyendo el tiempo que las fibras van a necesitar para volver a su estado natural y, por otro, evitando el “agarrotamiento” de ese músculo, que deberá permanecer en relativo reposo hasta que recupere su total funcionalidad.

Es importante realizar un diagnóstico que determine la extensión y la gravedad de la lesión como paso previo a iniciar el tratamiento fisioterapéutico más apropiado. Técnicas manuales de masajes drenantes que favorezcan la disminución de la inflamación, tratamientos de ondas de choque y la movilización progresiva y controlada del miembro afectado son los tres pilares básicos que utiliza la fisioterapia para tratar un desgarro muscular y lograr una recuperación favorable en un menor tiempo.

0

No hay comentarios ¿Te animas?