Fisioterapia

¿Para qué sirven las bandas de colores que te pone el fisioterapeuta?

Marco Herrera

Viernes 15 de febrero de 2019

1 minuto

En más de una ocasión has visto a gente por la calle o a deportistas por televisión con unas cintas de colores pegadas a su espalda, brazos y piernas. ¿Para qué sirven? ¿Y por qué son de distintos colores?

Fisioterapeuta colocando kinesiotaping con bandas de colores (Creative commons)

Cintas amarillas, azules, rojas... pegadas por distintas partes del cuerpo. Empezamos a verlo hace unos años por la tele a deportistas de élite, ya fuese en partidos de fútbol, donde veías que los llevaban en los tríceps o en las rodillas. Y también en los Juegos Olímpicos, en los que deportistas de toda índole las portaban en la espalda o los brazos. Luego, cada vez con más frecuencia lo hemos visto a gente por la calle, sobre todo en verano al llevar menos ropa. Y cuando has ido al fisioterapeuta, también te las ha colocado a ti.

Pues bien, esas cintas se llaman vendaje neuromuscular o kinesiotaping y se utilizan para tratar lesiones u otro tipo de trastornos físicos. Aunque parezcan esparadrapo, se trata de algo mucho más sofisticado. Es de algodón y adhesivo, no produce reacciones alérgicas y aprovecha el calor corporal. Tampoco se cae con el agua, por lo que podrás ducharte sin problemas o practicar algún deporte de agua como la natación.

Fisio pegando kinesiotaping en el tobillo a un paciente (Creative commons)

Al pegarlas, separan la piel del músculo, favoreciendo la circulación sanguínea y linfática en la zona. También alivian la presión ejercida en el músculo, proporcionan calor o frío según la necesidad de la lesión. Incluso algunas de ellas incorporan elementos que favorecen la sedación y relajación de la zona a tratar. Siempre debe ser aplicado por un fisioterapeuta.

Para qué se llevan

Los beneficios son varios. Para empezar, alivian el dolor, por eso el fisio te lo coloca en esa zona contracturada de la espalda o el hombro. También reducen la inflamación, de ahí que cuando la veas o te la pongan sin tener dolor, no debes extrañarte. Hay ocasiones en las que no es necesario tener dolor en la zona en la que se lleva para que el fisio la coloque.

Tienen la capacidad de corregir las posturas. Modifican malas posturas e incluso cuando no se gana un movimiento determinado, su labor es la de ayudarlo, como el de un vendaje tradicional. Pueden aumentar el rendimiento muscular al inhibir las contracturas musculares y disminuir el tono. Por último facilitan la rehabilitación al mejorar la circulación y aportar nutrientes a los tejidos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?