Salud

Homeostasis del calcio y la remodelación ósea

Agus Calvet

Lunes 1 de febrero de 2021

6 minutos

El balance de este mineral en nuestra sangre es muy importante para evitar la osteoporosis

Homeostasis del calcio y la remodelación ósea
Agus Calvet

Lunes 1 de febrero de 2021

6 minutos

La osteoporosis es una de las enfermedades más habituales en las personas mayores de 65 años. Básicamente consiste en una reducción de la densidad mineral de los huesos, lo que conlleva una fragilidad creciente de los mismos y el riesgo de fracturas que pueden ser muy complejas y peligrosas, como las de cadera o vértebras.

La pérdida de la densidad está muy relacionada con el aporte de calcio que llega a los huesos, un complejo y continuo proceso que realiza nuestro cuerpo y que, si funciona adecuadamente, impide este mineral se deseche por la orina o las heces en lugar de almacenarse en el esqueleto.

Y para que el calcio llegue a los huesos se necesita un medio de transporte, que es la sangre. Es lo que se llama la regulación homeostática, que mantiene constante y adecuada la concentración de calcio circulando en sangre. Debemos tener en cuenta que el 99% del calcio de nuestro cuerpo está en los huesos mientras que el resto se utiliza en otros procesos fisiológicos.

Si cualquiera de esos procesos necesita calcio extra se inicia un proceso para ‘encontrar’ ese calcio, bien desde el intestino de los alimentos que comemos, bien de reducir al máximo lo que expulsamos por la orina o, si todo eso no es suficiente, obteniéndolo del hueso.

Este proceso, regulado por dos hormonas llamadas paratohormona y calcitriol, se realiza sin problemas durante la juventud, pero va empeorando según envejecemos. De hecho, a partir de los 65 años se reduce la absorción por el intestino del calcio de nuestra dieta, por lo que para compensar el cuerpo empieza a absorber de los huesos y llega la osteoporosis.

 

bigstock  D Illustration Of Calcitonin  203354098
Ilustración del funcionamiento de las hormonas en la sangre para regular los niveles de calcio

 

Para ayudar a nuestro cuerpo a realizar esa regulación homeostática de forma correcta debemos estar atentos a la vitamina D, la cual es esencial para la absorción del calcio y para la remodelación ósea, es decir, el balance entre el hueso que se forma y el que se destruye. Pero debemos tener en cuenta que, mientras que la pérdida de hueso es muy rápida, la formación es mucho más lenta, en especial a partir de ciertas edades.

Así pues, nuestros hábitos de vida del pasado y presentes son vitales para nuestra salud ósea y evitar, o al menos retrasar y paliar, la aparición de la osteoporosis.

En la edad adulta se recomienda una ingesta diaria de unos 1000 mg de calcio al día, preferiblemente a través de una dieta adecuada. Y es que está estudiado que el calcio de los alimentos, como por ejemplo el de los lácteos, es mucho mejor tolerado e integrado en nuestro cuerpo que el presente en suplementos, aunque si es necesario, y siempre por consejo médico, podemos tomar esos aportes extra.

De igual manera sucede con otros nutrientes que son necesarios para esa síntesis del calcio, y son la vitamina D, el fósforo y la vitamina K.

Por supuesto, sustancias como el alcohol, la cafeína y hábitos como fumar o el sedentarismo, los debemos desterrar de nuestro día a día si queremos tener en perfectas condiciones nuestros huesos.

 

alimentos ricos en calcio