Mayores

Ostomía: todo lo que necesitas saber sobre esta intervención quirúrgica

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 8 de agosto de 2019

3 minutos

Esta técnica, muy frecuente en personas mayores, trabaja en los intestinos y la pared abdominal

Ostomía: todo lo que necesitas saber sobre esta intervención quirúrgica
Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Jueves 8 de agosto de 2019

3 minutos

Para aquellos que todavía no conozcan este procedimiento médico, la ostomía es la exteriorización del intestino delgado o del intestino grueso a través de la pared abdominal, saturándolo a la piel, con el objetivo de crear una salida artificial y directa para el contenido fecal. Pueden ser temporales o permanentes, y presentar diferentes aspectos o localizaciones, lo que depende exclusivamente de la zona donde haya sido localizada la enfermedad o donde se haya realizado la intervención.

Esta abertura suele estar conectada a lo que se conoce como bolsas de ostomía, que se encargan de recoger los gases y las heces que expulsa el paciente. Ante la variedad de desechos que arroja el ser humano, existen diferentes tipos de bolsas, aunque todas incluyen un desodorizante para evitar los malos olores y requieren una limpieza exhaustiva de la piel que rodea el estoma para evitar posibles infecciones. Además, la bolsa debe vaciarse o cambiarse cuando haya llenado un tercio o la mitad de su capacidad.

Ostomía

Pacientes que pueden necesitar una ostomía digestiva

Tal y como expone el Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (@TWCMED), "enfermedades como el cáncer de colon, cáncer de recto, diverticulitis con peritonitis intensa, infartos intestinales, traumatismos gravesproblemas anales complejos pueden requerir de estomas digestivos que suelen ser temporales, en los que se reconstruye el intestino en una segunda cirugía". Por otro lado, aunque menos frecuentes, las ostomías pueden ser definitivas si el paciente padece una colitis ulcerosa complicada, cáncer de recto bajo y avanzado o tumores complejos de ano, entre otras afecciones.

Después de la cirugía, una enfermera o terapeuta enseñará al paciente cómo usar la bolsa de ostomía y le indicará las pautas dietéticas que debe seguir a partir de ese momento, pues a veces es preciso controlar el número y la consistencia de las deposiciones a través de la alimentación. Por ejemplo, durante los primeros meses se suele recomendar una reducción del consumo de fibra y de esos ingredientes que normalmente provocan gases. Además, es muy importante mantenerse bien hidratado.

No obstante, a pesar de todas estas restricciones, que finalmente pueden desembocar en la rutina habitual del paciente, "las personas que sufren una ostomía pueden llevar una vida prácticamente normal. Pueden hacer deporte, ir a la playa, bañarse en la piscina y tener relaciones sexuales. Pero deben poner especial atención en el cuidado de su bolsa, así como en su higiene diaria", aseguran desde Supercuidadores (@SUPERCUIDADORES), entidad oficial acreditada por la Universidad Internacional de La Rioja (@UNIRuniversidad) y el Servicio Público de Empleo Estatal (@empleo_SEPE).