Mayores

Estos son los trastornos que los mayores pueden tratar en la Unidad del Sueño

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 2 de noviembre de 2019

6 minutos

Estos centros tienen equipos multidisciplinares para abordar afecciones relacionadas con el descanso

Estos son los trastornos que los mayores pueden tratar en la Unidad del Sueño
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 2 de noviembre de 2019

6 minutos

Dormir es una función absolutamente necesaria e imprescindible para el ser humano. Esto es así porque durante este acto el cuerpo realiza funciones fisiológicas que resultan imprescindibles para el equilibrio físico y psíquico de todas las personas. Los seres humanos invertimos un tercio de nuestras vidas en dormir. De modo que cuidar este hábito cuando surge algún trastorno es imprescindible. Para ayudarnos en estos casos en algunos centros hospitalarios existe la Unidad del Sueño.

Por qué es importante dormir bien

Aunque a veces no le demos la importancia que se merece y a pesar de que con los años se modifican los patrones del sueño, lo cierto es que los expertos aseguran que un buen descanso es vital.

¿Es bueno dormir sin almohada?

Durante este proceso el cerebro no deja de funcionar, lo hace a otro nivel pero sigue trabajando. Se mantiene activo, controla las funciones vitales: respiración, digestión o circulación. Acontecen cambios y se pasa por distintas etapas, para asegurar que nuestro organismo vuelva a estar plenamente activo tras el reposo.

A medida que se cumplen años las horas de sueño para esta descansado varían. Por normal general, un adulto sano necesita dormir de promedio entre seis y ocho horas. Una persona mayor de 70 años tiene que hacerlo alrededor de seis horas o siete horas y media.

Estos trastornos son una realidad en la sociedad actual. La Sociedad Española de Neurología (SEN @seneurologia) asegura que entre un 20% y un 48% de la población adulta tiene en algún momento de su vida dificultad para iniciar o mantener el sueño. Además, en al menos un 10% de los casos esta condición se produce a consecuencia de alguna patología crónica y grave. Esto expertos aseguran que la mayoría de estos problemas pueden tratarse o prevenirse, pero menos de un tercio de los pacientes busca ayuda de un profesional.

Otros datos hablan de que en la época actual una de cada cuatro personas sufre las consecuencias de un descanso defectuoso, y en muchas ocasiones no se debe a enfermedades aisladas, ya que detrás se esconden alteraciones físicas o psíquicas.

Dormir bien

El origen de las Unidades de Sueño

Las primeras Unidades de Sueño surgen en Estados Unidos durante el siglo pasado en la Universidad de Standford (California). Con la experiencia se va tomando conciencia de que la asistencia de los pacientes con estas indicaciones implica no solamente la disponibilidad de un laboratorio específico donde realicen pruebas, sino de una consulta externa donde se pueda valorar a los afectados de una forma más amplia, en la que se incorporen tanto pruebas diagnósticas como pauta para su tratamiento y seguimiento.

En España, estos laboratorios datan del inicio de la década de los 70, pero al principio estaban vinculados a servicios de neurofisiología, neuropsiquiatría o unidades de epilepsia.

A principios de los años 80 hay un desarrollo creciente de esta unidades en servicios de Neumología enfocadas en especial en el Síndrome de Apenas e Hipopneas del Sueño (SAHS). Según se especifica en el informe Unidad del Sueño. Estándares y recomendaciones, del Ministerio de Sanidad, lo mismo que ha sucedido en otros países, “el efecto del interés que en general han despertado el SAHS y otras alteraciones ha provocado un verdadero incremento de la demanda en todos los niveles asistenciales. La respuesta a esta demanda se ha dado de formas diversas en muchos hospitales”.

La evolución y descubrimientos de los últimos años en torno a las patologías relacionadas con esta condición natural, han propiciado que cada vez se establezcan más Unidades de Sueño Interdisciplinares, en donde se coordinen los recursos humanos y materiales dedicados a estos problemas pero que estaban repartidos en varios servicios distintos. “Esta tendencia, que es la de otros países, tiene un especial sentido no solo desde el punto de vista del paciente, que no  tiene que ir de un servicio a otro según sea su alteración, sino desde la perspectiva de optimización de recursos”.

Los mitos sobre el sueño más perjudiciales para la salud

Cómo funcionan y qué tratan

Así es como hoy en día nos encontramos con que espacios detrás de los cuales ha servicios médicos multidisciplinares, que integran distintos especialistas como neurofisiólogos, psiquiatras, neurólogos, psicólogos y neumólogos, entre otros. Todo ello se encuentran bajo la supervisión y coordinación de un responsable que posee amplios conocimientos de todas las alteraciones que puede surgir la hora de dormir.

Estas unidades se encargan de diagnosticar mediante el análisis clínico del paciente y los estudios de sueño nocturno (polisomnografías), y tratan a todos aquellos individuos que tienen problemas en este sentido a consecuencia de alguna patología específica.

En el caso de los mayores, destacar que en estos centros se abordan enfermedades muy variadas desde el Síndrome de la Apnea del Sueño, que sufre el 20% de los mayores de 65 años según la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (Neumomadrid), hasta el insomnio o el Síndrome de Piernas Inquietas.

Cada uno se trata de una forma específica y según determinen los distintos especialistas. Ana Candel Pizarro, enfermera de la Unidad de Sueño del Hospital 12 de Octubre de Madrid, explica que en el caso de insomnio lo primero que se intenta es mejorar la higiene en los hábitos de descanso. Mientras que en las apneas se suele aplicar la presión positiva continúa en las vías respiratorias (CPAP), aunque pueden evaluarse otras opciones y se trabajan medidas adicionales como bajar de peso o dejar de fumar si es el caso.