Medicina preventiva

Cuál es el vínculo entre la apnea del sueño y el riesgo cardiovascular

Teresa Rey

Jueves 11 de abril de 2019

2 minutos

Este trastorno puede generar una subida de la tensión nocturna que es necesario controlar bien

Cuál es el vínculo entre apnea del sueño y riesgo cardiovascular (Bigstock)

Los expertos aseguran que algunos pacientes con apnea del sueño pueden presentar presión arterial alta (PA) por la noche. Por eso, desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), se recomienda que en las personas que sufren esta enfermedad, que afecta a más del 20% de personas mayores de 65 años, es aconsejable hacer una monitorización de la presión arterial durante las 24 horas del día (MAPA). Esto es así, porque en estos casos el riesgo de sufrir un infarto o angina de pecho en el futuro se incrementa.

Apnea del suelo e hipertensión arterial

La doctora Olga Mediano, neumóloga y coordinadora del Área de Trastornos del Sueño-Ventilación Mecánica-Cuidados Respiratorios Críticos de Separ, indica que toda persona que ronca, hace pausas respiratorias por la noche y a lo largo del día está cansado, debe acudir al médico. Y más todavía si es hipertensa. Matiza también que el 40% de la población ronca y en algún momento de la jornada podemos estar cansados, pero ello no es síntoma de tener apnea del sueño. Presentar al menos dos de los tres factores indicados es lo que nos debe hacer sospechar y plantearnos acudir a la consulta.

Según un estudio realizado en diciembre de 2018, publicado en la revista científica European Heart Journal, los pacientes con presión arterial sistólica nocturna tendrían un riesgo aumentado de padecer en un futuro infartos de miocardio o angina de pecho.

A su vez, el Síndrome de Apnea del Sueño con paradas nocturnas se asocia a una subida de la presión arterial durante la noche. Los neumólogos explican que, al dormir, en las personas sanas el sistema nervioso simpático se relaja y la tensión desciende, pero en los pacientes con apnea del sueño permanece activo, por lo que en esta no baja y a veces se eleva (en terminología médica a estos enfermos se los conoce como pacientes non dipper, es decir, “no reductor”).

Control de la PA

Para medir la tensión arterial nocturna existen varios métodos. Durante el encuentro “Spanish Sleep Network (SSN)”, se ha demostrado que las personas con este trastorno del sueño tienen una tensión más alta que la población general sana, y que esta disminuye cuando se trata con CPAP (un dispositivo de presión positiva continua a nivel de la vía aérea superior con el que se trata la apnea del sueño). Además, “en pacientes con una presión arterial resistente (que no responde a tres o cuatro fármacos), la CPAP consigue bajar de forma muy importante la PA”, puntualiza la doctora Mediano. Esta terapia no funciona igual en todos los afectados, pero ahora se están aplicando nuevas tecnologías que permiten personalizarla.

En las monitorizaciones clásicas, conocidas como MAPA, se utiliza un sistema de monitorización que controla al paciente durante todo el día y la noche. “Los dispositivos tienen un manguito diseñado para realizar las medidas de la presión arterial, que se infla cada 20 minutos, pero tienen la desventaja de que pueden despertar al paciente”.

Por este motivo, investigadores del Hospital Universitario de Guadalajara y de Separ han impulsado un proyecto para estudiar y validar el uso de un sistema de monitorización basado en el uso de un electrocardiograma y un pulsioxímetro. “De esta forma, se pretende determinar cuánto tarda en llegar el latido desde el corazón hasta la punta del dedo de la mano del paciente en el que se coloca el pulsioxímetro. El sistema está validado en adultos y ahora el objetivo es validarlo en niños”, concluye la doctora Mediano.

0

No hay comentarios ¿Te animas?