Medicina preventiva

Control cardiológico y nutricional, claves en el cáncer de mama

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 14 de mayo de 2019

2 minutos

Varios expertos aseguran que es necesario un abordaje multidisciplinar en el tratamiento del tumor

Cáncer de mama

El abordaje multidisciplinar en el cáncer de mama, es decir, aquel que contempla el tratamiento por parte de varios especialistas, y las innovaciones terapéuticas, han de ir de la mano. Esta es una de las cuestiones que se acaba de debatir en el último Congreso ESMO sobre Cáncer de Mama celebrado recientemente. Esta enfermedad es multifacética y puede afectar a la mujer en distintos ámbitos de la salud. Por un lado, por los efectos secundarios que tienen algunos tratamientos como la quimioterapia o radioterapia, y por otro lado por la influencia de factores como el tabaquismo o el sobrepeso en la enfermedad, además de otros.

Especialistas

Con respecto a los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos destaca una posible toxicidad cardiovascular, que en opinión de algunos especialistas se debe vigilar bien. Por ello desde el punto de vista del profesor Giuseppe Curigliano, los cardiólogos deberían formar parte de ese equipo médico multidisciplinar que requiere una paciente con cáncer de mama, siendo necesario hacer pruebas cardiacas antes de someterse a estos procedimientos para descartar factores de riesgo.

Al mismo tiempo se sabe que el exceso de peso eleva el riesgo cardiovascular e incide negativamente en la salud de cualquier persona, por eso las mujeres con cáncer de mama y sobrepeso tendrían que tener un seguimiento específico por parte de un nutricionista, según este experto. Su intervención es importante para conseguir reducir el peso, que se logre un cambio de hábitos y así llevar una vida más saludable.

Pautas nutricionales

Con respecto a la influencia de la introducción de pautas dietéticas en las mujeres con este tumor hay pocos datos. La doctora Luisa Carbognin, de la Universidad de Verona, ha realizado una investigación en 204 pacientes con cáncer de mama precoz que accedieron a recibir recomendaciones dietéticas de un nutricionista al poco de ser diagnosticadas de la enfermedad.

En la muestra más del 60% de las mujeres tenía sobrepeso o eran obesas y presentaban patrones alimenticios altos en grasas y bajos en fibra. Al mismo tiempo, casi la mitad de ellas tenían al detectarles el tumor un peso superior en un 5% con respecto a su peso corporal habitual. La mayoría presentaba también estreñimiento o indigestión.

A 56 de ellas se las prescribió quimioterapia neoadyuvante y a un total de 92 quimioterapia adyuvante. Cerca del 80% de las pacientes recibieron tratamiento endocrino.

Conclusión

Las conclusiones de esta primera investigación han demostrado que aquellas pacientes que siguieron las pautas dietéticas redujeron su peso, y a la par este hecho vino aparejado de menores tasas de depresión, que se evaluaron siguiendo el ‘Cuestionario de calidad de vida de la Organización para la Investigación y el Tratamiento del Cáncer (EORTC QLQ-C30)’

La doctora asegura que aún es pronto para sacar conclusiones porque el tamaño de la muestra es pequeño y porque las pacientes se estaban sometiendo también a tratamientos que impiden ser precisos.

El estudio sigue en curso y en breve se espera poder realizar un análisis más exhaustivo. Pero en líneas generales, sí se puede afirmar que cumplir las pautas dietéticas implica una pérdida de peso. No obstante, matiza que esta situación “podría haber estado condicionada por la toxicidad de la quimioterapia que recibieron la mayoría de estas mujeres”.

0

No hay comentarios ¿Te animas?