Preguntas

Cómo tomarse la tensión en casa de forma correcta

Teresa Rey

Jueves 7 de marzo de 2019

2 minutos

Debemos tener un tensiómetro homologado y estar relajados antes de hacer la medición

Cómo tomarse la tensión en casa correctamente (Bigstock)

El control de la tensión arterial es necesario siempre cuando padecemos hipertensión. Y si no lo somos es recomendable realizar un control cada cuatro años entre los 14 y 45 años, y a partir de esta edad cada dos años. Ahora bien, si tenemos la tensión arterial alta, las mediciones se deben hacer con la frecuencia que nos diga el médico. En cualquier caso, si nos tomamos la tensión desde casa debemos saber hacerlo correctamente.

Características del tensiómetro

Si disponemos de un tensiómetro en casa tendremos que haber verificado que esté homologado. El problema de no usar aparatos validados es que las mediciones no sean correctas ni precisas, lo que puede perjudicar al tratamiento al no contar con valores reales. Algo fundamental para que el médico establezca un abordaje adecuado a la realidad de cada paciente.

Una vez que estemos seguros de esto, deberemos equilibrar el tensiómetro. Esto es algo que también hemos de tener presente para evitar errores en las medidas, ya que dichos aparatos se suelen desequilibrar. Del mismo modo, hay que comprobar que la anchura del manguito es la adecuada. La mejor anchura es la medición del perímetro del brazo en centímetros multiplicado por 0,4, explica el doctor Pedro Morillas Blasco para la Fundación Española del Corazón.

Antes de tomarse la tensión

Una vez comprobados los requisitos técnicos debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Hay que procurar estar relajados y haber estado al menos cinco minutos antes tranquilos, es decir, sin realizar ninguna actividad que nos haya alterado. Tampoco deberemos haber tomado ninguna bebida estimulante como café o té o haber fumado, al menos media hora antes. Y procurar hacer la medición con la vejiga vacía.
  • La posición para tomarse la tensión de forma correcta es estar sentado en una silla cómoda, sin cruzas las piernas y extender el brazo a la altura del corazón. La mano no puede estar tensa, hay que mantenerla extendida y relajada.
  • Después nos tenemos que colocar el manguito, que siempre ha de estar en contacto con la piel y ajustado.
  • Cuando practiquemos la medición no podemos hablar ni hacer ningún movimiento, para no alterar los valores.
  • El último paso es apuntar los resultados exactos, tal y como aparecen en el tensiómetro, sin redondear. Añadir también la fecha y la hora.
0

No hay comentarios ¿Te animas?