Medicina preventiva

Así influyen las emociones en la salud de tu corazón

Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Viernes 26 de julio de 2019

2 minutos

El estrés, la ansiedad o la depresión provocan reacciones que afectan al sistema cardiovascular

Emociones y salud cardiovascular
Mariola Báez

Foto: Bigstockphoto

Viernes 26 de julio de 2019

2 minutos

Que en el ser humano el equilibrio interior está íntimamente ligado con la salud es algo que se conoce desde la antigüedad y que forma parte de la medicina tradicional de distintas culturas. También la Organización Mundial de la Salud (@OMS_es) habla de ella no solo como un término referido a la ausencia de enfermedad, sino como un bienestar físico, mental y social.

Esta idea genérica se reafirma con los últimos estudios que relacionan la aparición, o la mayor incidencia, de determinadas patologías cardiacas con estados de ánimo muy concretos, como pueden ser el estrés, la ansiedad o la depresión.

Sin duda, una de las investigaciones más interesantes es la que realizaron médicos y expertos de la Universidad de Munich durante la celebración del Mundial de Fútbol en Alemania en 2006, que señaló que los accidentes cardiovasculares que necesitaron atención médica urgente en este periodo aumentaron de manera notable, no solo durante los partidos (sobre todo si jugaba Alemania), también durante las dos horas posteriores. Unos datos que confirman la idea de que el estrés emocional y los accidentes cardiovasculares pueden tener un relación directa.

emociones y salud cardiovascular

¿Cómo afecta el estado de ánimo a la salud del corazón?

La Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) incluye el estrés emocional como factor de riesgo que puede aumentar las probabilidades de sufrir un evento coronario, como puede ser un infarto agudo de miocardio.

No solo hay que considerar el efecto de esta o de otras emociones y enfermedades psicológicas como desencadenantes de un accidente cardiovascular concreto. Emociones negativas y sentimientos profundos, como la rabia, la ira o el odio no controlados, pueden agravar dolencias ya existentes, también relacionadas con el sistema circulatorio y el corazón. Desde provocar un aumento de la tensión arterial (muy preocupante en personas que padecen hipertensión), hasta alterar el ritmo cardiaco normal, generando algún tipo de arritmia.

Por otra parte, los psicólogos señalan que emociones y enfermedades como la tristeza, la baja autoestima o la depresión son determinantes a la hora de dejar de lado hábitos beneficiosos para la salud cardiovascular, como el ejercicio moderado o una dieta equilibrada.

Por todos estos motivos, ya sabes, cuida tu corazón, no solo acudiendo a las revisiones con el cardiólogo y siguiendo sus indicaciones, sino intentando además llevar una vida tranquila, plena y, en la medida de lo posible, feliz.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?