Medicina preventiva

Qué es la Hipertensión Arterial Pulmonar y la importancia de su diagnóstico precoz

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Sábado 6 de julio de 2019

2 minutos

Identificar este trastorno cuanto antes es importante, pues puede modificar su supervivencia

Revisión médica

La Hipertensión Arterial Pulmonar (HPA) es una enfermedad rara que en España afecta a entre 15 y 20 personas adultas por cada millón de habitantes. Su incidencia es de entre tres y cuatro casos nuevos al año por cada millón, con cifras parecidas al resto de Europa. Se da más en mujeres, especialmente alrededor de los 45 años, y, en menor medida, a los hombres, sin importar cualquier edad. Los expertos apuntan que el diagnóstico precoz juega un papel importante, ya que se puede modificar la supervivencia de la enfermedad.

Causas y detección

Esta patología se produce a consecuencia de un aumento progresivo en la presión de la arteria pulmonar superior o igual a 25 mmHg, dando lugar a alteraciones en el endotelio de los pulmones (el tejido que cubre la parte interna de los vasos sanguíneos), y generando obstrucciones en la circulación pulmonar. La resistencia vascular produce cambios en las arteriolas pulmonares, provocando vasoconstricción, problemas en las paredes de los vasos, formación de trombos o reacciones inflamatorias. Como consecuencia, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre y se produce insuficiencia ventricular derecha.

Durante la sesión ‘Konéctate’ organizada por GSK (@GSK_ES), varios expertos han asegurado que el diagnóstico suele ser tardío, de modo que transcurren unos dos años desde el inicio de los síntomas hasta que se detecta. Los datos apuntan a que la edad media en el momento de su identificación es de 50 años. El problema de esta tardanza es que al ser una enfermedad grave (el síntoma principal es la dificultad para respirar), “puede condicionar la muerte de los pacientes en menos de tres años si no se trata adecuadamente. De hecho, un 70% de estos presentan la enfermedad en estado grave en el momento del diagnóstico”, según han explicado los expertos reunidos en este encuentro.

Síntomas

La HPA posee varios grados, desde una ausencia de síntomas con la actividad física habitual, hasta la incapacidad para realizar cualquier tipo de esfuerzo físico, incluso en reposo.

El síntoma más significativo es la dificultad para respirar o disnea. También se puede sufrir cansancio, opresión en el pecho o palpitaciones. Al progresar, es probable manifestar más problemas para respirar, hinchazón de tobillos y pies, desmayos, ganancia de peso y malestar abdominal, por una acumulación anómala de líquido.

Diagnóstico y tratamiento

En los primeros estadios es cuando hay más inconvenientes para detectar la Hipertensión Arterial Pulmonar, porque simplemente aparece como una fatiga tras un esfuerzo o una sensación de mareo, lo que en cierto modo pasa desapercibido por una persona joven.

Es por ello que el doctor Joan Albert Barberá, del Hospital Clínic de Barcelona, aconseja estar alerta sobre estos síntomas y si hay sospechas, la herramienta esencial para saber si padecemos este trastorno es un electrocardiograma. “Después, hay que derivar al paciente a centros para completar el diagnóstico, que requerirá un cateterismo derecho, y donde se le pueda tratar adecuadamente”.

A día de hoy no hay un tratamiento que cure la enfermedad, aunque los últimos avances están logrando una ralentización de su progresión y deterioro clínico, así como el aumento de la supervivencia.

2
José coronel Hace 1 mes
Quiero que me ayuden
Victor Raúl Rodríguez Ramírez Hace 1 mes
Soy internista y necesito actualizaciones periodicas