Medicina preventiva

Qué es el lipedema y por qué es más común en mujeres

Teresa Rey

Miércoles 17 de abril de 2019

3 minutos

Se trata de un trastorno crónico propio del sexo femenino, la mayoría de las veces mal diagnosticado

Qué es el lipedema y por qué es más común en mujeres (Bigstock)
Teresa Rey

Miércoles 17 de abril de 2019

3 minutos

El lipedema es un trastorno crónico característico del sexo femenino que consiste en una alteración de la distribución del tejido graso y que se localiza generalmente en las piernas, aunque también puede darse en muslos, caderas y parte superior de los brazos. Las personas que lo sufren presentan las piernas muy inflamadas, tanto, que parecen “botas”, y tienen dolor además de problemas de movilidad por la pesadez. A veces se diagnostica mal y se confunde con otros problemas como la obesidad, lipodistrofias o insuficiencia venosa crónica, o el linfedema (acumulación de linfa en los tejidos blandos del cuerpo), explican desde la Asociación Española de Linfendema (AEL). 

Cómo identificarlo

Este trastorno se caracteriza por una acumulación atípica, blanda y simétrica del tejido graso subcutáneo. Realmente se sabe de su existencia desde los años 40 del siglo XX, cuando fue descrito por primera vez. No obstante, desde hace un tiempo se conoce más por los condicionantes estéticos de la mujer y la búsqueda de un cuerpo idealizado, puntualizan en la AEL.

En ocasiones se confunde con la celulitis porque la apariencia de la piel es anaranjada como ocurre con este trastorno. En el 70% de los casos implica dolor en las extremidades, derivando a las pacientes a unidades de flebología y linfología, pero al no ser diagnosticadas correctamente reciben tratamientos que se basan en el control de un edema que realmente no existe, de modo que finalmente no se produce una reducción del volumen de los miembros.

Los expertos aseguran que incluso el término para definir este trastorno es incorrecto porque “no existe un verdadero edema en todos los casos tratándose, en esencia, de un trastorno de la grasa”, según se explica en el Documento de Consenso del Lipedema (2018), en el que han participado varios sociedades científicas para su elaboración.

Según este mismo documento, en la actualidad no hay datos de prevalencia porque los que se tienen son insuficientes y heterogéneos.

Síntomas, causas y abordaje

Además de la hinchazón de las extremidades, las mujeres afectadas presentan dolor sobre todo al contacto ligero y cuando se palpa la zona afectada. Tampoco se conocen las causas de su aparición, aunque se cree que el factor hereditario juega un papel importante, pues lo normal es que afecte a varias mujeres de la misma familia. El componente hormonal también es determinante, ya que aunque tarde en detectarse aparece a partir de la pubertad.

En cuanto al tratamiento, los expertos abogan primero por un abordaje conservador enfocado a calmar el dolor y en el que según las características de la paciente se podrá combinar con terapia compresiva, nutrición, ejercicio físico y fisioterapia. Solo si no se responde a esta serie de medidas tras un periodo de seis a ocho meses se recomienda la opción quirúrgica. En este caso la cirugía que se practica es la liposucción, pero a través de una técnica específica que se ha de realizar en unidades especializadas.