Salud

Nuevas pautas de la OMS para mayores de 65 años: "Cada movimiento cuenta"

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Domingo 14 de febrero de 2021

5 minutos

Aconseja a los mayores añadir rutinas destinadas a reforzar el equilibrio y la coordinación

Nuevas pautas de la OMS para mayores de 65 años: "Cada movimiento cuenta" (Foto Bigstock)
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Domingo 14 de febrero de 2021

5 minutos

El sedentarismo es una de las plagas de nuestros días. Según la Organización Mundial de la salud (@WHO), las personas con un nivel insuficiente de actividad física tienen un riesgo de muerte entre un 20% y un 30% mayor en comparación con las personas que sí lo alcanzan. Sin embargo, debido a las restricciones para el control de la pandemia del coronavirus, nos encontramos en un momento en que son muchas las personas que se han visto obligadas a reducir su actividad física. En este contexto, la OMS ha lanzado unas nuevas directrices que hacen hincapié en que todas las personas, sea cual sea su edad y capacidades, pueden ser físicamente activas y en que cada tipo de movimiento cuenta.

Así, la OMS alienta a los países a que adopten las directrices mundiales para elaborar políticas nacionales de salud en apoyo de su Plan de acción mundial sobre actividad física 2018-2030  y aconseja a los adultos de edad avanzada (65 años o más) que añadan a sus rutinas actividades destinadas a reforzar el equilibrio y la coordinación, así como el fortalecimiento de los músculos, para ayudar a prevenir las caídas y mejorar la salud. “La actividad física es fundamental para la salud y el bienestar, ya que puede ayudar a añadir años a la vida y vida a los años”, afirma el Director General de la OMS, Tedros Adhanom, quien añade que “cada movimiento cuenta, especialmente ahora que estamos haciendo frente a las limitaciones derivadas de la pandemia de COVID-19. Todos debemos movernos cada día, de forma segura y creativa”.

 

Nuevas pautas de la OMS para mayores de 65 años  “cada movimiento cuenta” (Foto Bigstock) 3

 

La OMS define la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos, con el consiguiente consumo de energía. La actividad física hace referencia a todo movimiento, incluso durante el tiempo de ocio, para desplazarse a determinados lugares y desde ellos, o como parte del trabajo de una persona. La actividad física, tanto moderada como intensa, mejora la salud. En esta línea, para los adultos de 65 o más años, las nuevas directrices del organismo internacional recomiendan:

–Por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad.

– Como parte de su actividad física semanal, los adultos mayores deberían realizar actividades físicas variadas y con diversos componentes, que hagan hincapié en el equilibrio funcional y en un entrenamiento de la fuerza muscular moderado o de mayor intensidad, tres o más días a la semana, para mejorar la capacidad funcional y prevenir las caídas.

–También deberían realizar actividades de fortalecimiento muscular moderadas o más intensas que ejerciten todos los grupos musculares principales durante dos o más días a la semana, ya que tales actividades aportan beneficios adicionales para la salud.

Nuevas pautas de la OMS para mayores de 65 años  “cada movimiento cuenta” (Foto Bigstock) 2

 

–Pueden prolongar la actividad física aeróbica moderada más allá de 300 minutos; o realizar actividades físicas aeróbicas intensas durante más de 150 minutos; o una combinación equivalente de actividades moderadas e intensas a lo largo de la semana para obtener beneficios adicionales para la salud.

–Deberían limitar el tiempo dedicado a actividades sedentarias. La sustitución del tiempo dedicado a actividades sedentarias por actividades físicas de cualquier intensidad (incluidas las de baja intensidad) es beneficiosa para la salud.

–Para ayudar a reducir los efectos perjudiciales de los comportamientos más sedentarios en la salud, todos los adultos y los adultos mayores deberían tratar de incrementar su actividad física moderada a intensa por encima del nivel recomendado.

Las estadísticas de la OMS muestran que uno de cada cuatro adultos no realizan suficiente actividad física, y que hasta 5 millones de muertes al año podrían evitarse si la población mundial fuera más activa. La actividad física regular es fundamental para prevenir y ayudar a manejar las cardiopatías, la diabetes de tipo 2 y el cáncer, así como para reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, disminuir el deterioro cognitivo, mejorar la memoria y potenciar la salud cerebral. También ayuda a prevenir la hipertensión, a mantener un peso corporal saludable y puede mejorar la salud mental, la calidad de vida y el bienestar.