Preguntas

¿Qué es el bruxismo y cómo puede afectar a la vida diaria y al descanso?

Mariola Báez

Domingo 31 de marzo de 2019

2 minutos

Apretar los dientes, de manera mecánica, puede tener consecuencias y afectar a la calidad de vida

Bruxismo: qué es  (bigstock)

El hecho de apretar los dientes en un momento dado no reviste mayor importancia, pero si se produce de manera prolongada e incontrolada, incluso mientras dormimos, estamos ante un problema que puede acabar provocando desde dolor en la zona de la mandíbula o en las cervicales, hasta episodios de insomnio que no permiten el suficiente descanso.

Esta patología, que puede presentarse a cualquier edad, incluso en personas mayores que ya no cuenten con todas sus piezas dentales naturales e incluso llevan alguna prótesis, se produce cuando hay una disfunción en la articulación temporomandibular (ATM).  La ATM influye en la oclusión dentaria, haciendo posible que podamos realizar funciones tan sencillas como hablar o masticar.

El estrés, la tensión, unidos a una mala oclusión, lo que llamaríamos “morder mal”, son los factores que pueden desencadenar bruxismo, según explica el Consejo de Dentistas de España. Ese apretar los dientes de forma repetitiva e inconsciente, causa el lógico desgaste de las piezas dentales y puede llegar a provocar incluso pequeñas heridas en la boca. Además, los expertos señalan que en ocasiones los dolores de cabeza o la migraña pueden estar relacionados con esta anomalía.

Tipos de bruxismo y posibles tratamientos

Esta dolencia puede manifestarse con el apretar de dientes únicamente cuando la persona esta despierta o también de noche, mientras duerme. En este segundo caso, además de apretar se suele producir un movimiento inconsciente de rechinar y rozar los dientes superiores con los inferiores desplazándolos lateralmente.

Según datos de la Sociedad Española del Sueño (SES) el bruxismo nocturno es el menos habitual y afecta aproximadamente al 8% de la población. En el caso de las personas mayores de 65 años, el porcentaje de afectados se reduce a un 3%.

El bruxismo puede acabar desapareciendo de manera espontánea, especialmente si su origen tiene que ver con una situación pasajera de estrés, pero en ocasiones es necesario aliviar sus molestias siguiendo determinados tratamientos. Las férulas de descarga, cuyo objetivo es la recolocación dental y la relajación de los músculos que intervienen en el proceso de deglución de manera progresiva, es uno de los más utilizados. La fisioterapia también puede ofrecer soluciones con procedimientos que ayuden a la musculatura facial a recuperar sus funciones básicas. En algunos casos, el especialista puede recomendar el uso de fármacos específicos o de medidas dietéticas y posturales.

0

No hay comentarios ¿Te animas?