Medicina preventiva

Cuidar de las cervicales es posible con estas recomendaciones

Victoria Herrero

Martes 23 de abril de 2019

2 minutos

Elimina tensiones con un cambio de hábitos y unos sencillos ejercicios diarios

Consejos para cuidar nuestras cervicales (Bigstock)

Acumular tensión, mantener una postura incorrecta durante muchas horas –por ejemplo, durmiendo– o una sobrecarga muscular en el cuello por hacer un esfuerzo físico son algunos de los motivos por los que sufrimos dolor en nuestras cervicales. Como explican desde la Clínica Universidad de Navarra, los dolores de cuello se situan por detras de los de la zona inferior de la espalda como principales molestias en nuestra columna vertebral

Una molestia que se puede iniciar con un leve dolor en el cuello pero que, si no se atiende a tiempo, puede hacer que se extienda por los hombros, brazos e incluso las manos, donde notaremos una sensación de hormigueo. Así pues, a modo de prevención y para que ese dolor no se convierta en crónico, los especialistas recomiendan una serie de hábitos y sencillos ejercicios para cuidar nuestras cervicales.  

Dolor en las cervicales (bigstock)

Consejos para prevenir y aliviar el dolor de cervicales

Si eres de los que pasas mucho tiempo haciendo una misma actividad y con una postura incorrrecta, puede que derive en un dolor constante en las cervicales. Por ello, los especialistas recomiendan que cada hora o dos horas hagamos una pausa para cambiar de actividad y relajar la musculatura de nuestro cuello. Dar un pequeño paseo es muy beneficioso en este sentido, pero no te olvides de hacerlo de forma correcta: cabeza erguida, espalda recta y hombros relajados. 

Por el contrario, cuando estamos sentados, lo mejor es hacerlo de tal manera que nuestras cervicales no sufran. Nada de sentarnos inclinados hacia adelante y sin apoyar la espalda correctamente sobre el respaldo de la silla. Además, mantén la cabeza levantada y ayúdate de un reposapiés para elevar un poco las piernas y que descansen. 

Cuando nos vamos a la cama es un momento perfecto para adoptar hábitos de lo más saludables para nuestras cervicales:

  • Para un mejor descanso, duerme de lado con las rodillas flexionadas.
  • Utiliza una almohada ni demasiado gruesa ni demasiado fina. Lo mejor en estos casos, según los especialistas, es una almohada cervical que hace que tanto el cuello como la cabeza descansen correctamente.
  • Un buen colchón también favorece el cuidado de nuestras cervicales. Compra uno que sea firme -ni duro ni blando- y cámbialo cada 10 años. 

Masajes y pequeños ejercicios

Siempre y cuando el dolor no sea muy agudo y persista días, tú mismo puedes aliviar la tensión acumulada con un automasaje: presiona suavemente con la ayuda de tus dedos tanto la nuca como toda la parte de los hombros. En aquellos puntos donde sientas más dolor, detente y aprieta algo más fuerte durante unos instantes. Notarás que el dolor se va calmando progresivamente. 

Este masaje, además, puedes complementarlo con sencillos ejercicios como girar la cabeza de forma suave a ambos lados, relajar los hombros haciendo círculos o estirar los brazos por encima de la cabeza durante unos segundos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?