Preguntas

Cómo afecta el frío a la piel de las personas mayores

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 17 de septiembre de 2019

1 minuto

Cuando las temperaturas son bajas, la epidermis del mayor tiende a descamarse y a secarse más

Cómo afecta el frío a la piel de los mayores

Se sabe que las condiciones externas afectan a la piel. La contaminación que hay en el ambiente, el clima o las temperaturas cambiantes son factores que inciden en ella. En el caso del frío las zonas más expuestas son las más propensas a padecer las inclemencias del tiempo. Así, manos mejillas, labios, cuello, escote y rostro en general se encuentran entre los más perjudicados. Cuando se es mayor, este órgano está más expuesto, pues las funciones cutáneas van declinando con los años. Es por ello que a partir de determinada edad unas temperaturas bajas pueden contribuir a ese deterioro si no somos precavidos.

Una mayor sensibilidad

Hay que tener en cuenta que en el proceso de envejecimiento disminuye la vascularización en la zona del rostro, así como el colágeno. De forma paralela, las fibras de elastina modifican su disposición de modo que todo ello en su conjunto favorece la aparición de arrugas.

Cada una de estas características provoca que la piel del mayor sea más sensible a los factores que la perjudican en líneas generales. Así las bajas temperaturas pueden contribuir a que esta se seque más o descame, y a incrementar en cierta medida la posibilidad de lesiones. Del mismo modo, a pesar de que en invierno los rayos solares no inciden con la misma intensidad, lo siguen haciendo en cierta medida por lo que los expertos aconsejan no dejar de lado la protección solar también en este periodo del año. No hay que olvidar que así nos protegemos de la posibilidad de desarrollar un cáncer de piel, como de la aparición de hiperpigmentaciones y de forma global del fotoenvejecimiento.

Cómo lucir una piel estupenda y joven pasados los 60  (bigstock)

Recomendaciones

Entre las medidas que podemos adoptar para cuidar la piel en invierno los dermatólogos recomiendan sobre todo no descuidar la hidratación. Hay que seguir poniéndose crema en todo el cuerpo, pero en especial en la cara y las manos que son las partes más expuestas.

Los labios sufren mucho con el frío y es por ello que si los dejamos de lado pueden agrietarse. Para cuidarlos bien se debe acudir a productos específicos.

En cuanto a las manos, además de aplicar las presentaciones que existen el mercado para las mismas varias veces al día, es importante protegerlas con guantes al salir a la calle.

0

No hay comentarios ¿Te animas?