Cómo

¿Cómo puedo aislar completamente mis ventanas del frío?

Carlos Zapatero

Foto: Bigstockphoto

Domingo 20 de octubre de 2019

3 minutos

Desde cambiar las persianas hasta revisar los cristales: toda ayuda es poca

¿Cómo puedo aislar completamente mis ventanas del frío?

ACTUALIZADO

Si bien es cierto que la mejor manera de aislar una ventana completamente del frío es sustituirla por una completamente nueva, tienes que saber que existen diferentes pasos que podemos recorrer antes de realizar el cambio completo y afrontar el pago consiguiente.

Comprueba el estado de los burletes

Los burletes son esas pequeñas piezas de PVC que se colocan en el borde de las ventanas y tienen un objetivo principal: aislar al máximo posible tanto del frío como del ruido. Es conveniente que siempre se encuentren en el mejor estado posible para que consigan realizar su función de manera correcta. Para ello, comprueba de manera periódica que no tienen ningún agujero en el que se pueda filtrar el aire, así como que no presenten ningún tipo de rotura.

Cortinas térmicas

A la hora de aislarnos del frío las cortinas ocupan un papel clave. Y sin son térmicas, todavía más. Dependiendo del material con el que estén fabricadas y del grosor de las mismas, podremos obtener los mejores resultados para los climas más fríos. Eso sí, es importante que nos cercioremos de las medidas, puesto que únicamente tendrán el efecto deseado si ocupan toda la superficie de la ventana. 

Comprobar las grietas del marco

En las grietas del marco podemos encontrar la clave de por qué la ventana no está protegiéndonos del frío como debería. Especialmente en las ventanas antiguas, es normal que alrededor del marco aparezcan pequeñas grietas que provoquen pérdidas de calor.

Un remedio a corto plazo puede ser aislar esas pequeñas grietas por medio de productos como la espuma de poliuretano. Sin embargo, a largo plazo lo normal será que tengamos que cambiar completamente las ventanas, tanto el cristal como el marco.

Cómo aislar las ventanas del frío

El vidrio de las ventanas

Especialmente en zonas frías, los cristales tradicionales no tienen suficiente capacidad aislante como para poder protegernos de las bajas temperaturas. Cuando esto ocurre, existen cristales especiales que nos permiten aumentar el sellado de nuestras ventanas. En base a dobles y triples cristales aislantes, conseguirás proporcionar a tu hogar la calidez que necesitas.

Revisa también las persianas

Es raro que una vivienda en España no tenga persianas, cuya caja también es susceptible de trasladar las corrientes de aire frío al interior de la casa. Por este motivo, puede ser preciso que aisles este elemento con un material como la lana de roca o el corcho expandido. Eso sí, debes llevar mucho cuidado al hacerlo, pues el funcionamiento de la persiana debe seguir siendo óptimo y esta instalación puede perjudicarlo.

¿Conoces el poliestireno?

Este material es el más utilizado a la hora de llevar a cabo un aislamiento térmico exterior, que suele emplear planchas rígidas que se fijan en la pared de una casa o edificio. No obstante, existen dos tipos muy bien diferenciados. Por un lado tenemos el poliestireno extruido, que se caracteriza por su capacidad para mojarse sin perder sus propiedades aislantes. Además, tampoco se deteriora ni se pudre.

La otra opción es el poliestireno expandido, conocido comúnmente como poliespán, que suele usarse más para aislar y cubrir los suelos y las cubiertas, debido a su versatilidad y facilidad de conformado. Así, este material puede actuar como complemento para evitar que tu casa se enfríe en invierno.

Cómo aislar las ventanas del frío

Otros consejos para mantener tu casa caliente

Aunque las ventanas son un elemento que hay que revisar si notamos nuestra casa demasiado fría, no es el único que puede contribuir a este problema. Como acabamos de ver, el aislamiento de las paredes y el tejado también es una opción que debes valorar. De hecho, este último provoca el 30% de las pérdidas de calor, sobre todo si se trata de una vivienda unifamiliar, una casa de campo o incluso un ático. Bajo esta premisa, ¿qué otros aspectos debes tener en cuenta?

  • Un truco que suele ser de gran utilidad es colocar paneles reflectantes detrás de los radiadores, pues el calor rebota en ellos y se distribuye mejor por la estancia.
  • En este sentido, si estás pensando en instalar radiadores en tu casa, intenta que, en la medida de lo posible, estos vayan debajo de las ventanas, pues así evitarán los desequilibrios térmicos provocados por las corrientes de aire que las atraviesan.
  • Los elementos decorativos no solo sirven para que tu hogar luzca más bonito y confortable, algunos también pueden ayudarte a subir unos grados en invierno. Hablamos de las alfombras o las cortinas más tupidas, que mantienen alejado el frío procedente del suelo y las ventanas.
  • ¿Sabías que la madera es uno de los materiales más aislantes que existen? Para aprovechar esta cualidad, siempre puedes poner suelos de madera en tu casa para que actúen como barrera térmica y, además, aislante acústico. Esto también sirve para los marcos de las ventanas y las puertas.
  • Un gesto sencillo e igual de efectivo es mantener las puertas cerradas de las habitaciones que estén en desuso, así el calor se concentrará únicamente donde estés y evitarás que se escape.
0

No hay comentarios ¿Te animas?