Preguntas

¿Cómo es la meningitis bacteriana en personas mayores?

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Martes 13 de agosto de 2019

2 minutos

En este grupo poblacional hay algunas variaciones en los síntomas y las bacterias que la originan

Cómo es la meningitis bacteriana en personas mayores

La meningitis bacteriana es una enfermedad que puede darse a cualquier edad. Si se detecta a tiempo, la mayoría de las personas se recupera, pero si no es así puede generar importantes problemas como daños cerebrales o discapacidades. En el caso de los mayores las bacterias que pueden desencadenarla son principalmente Streptococcus pneumoniae, Neisseria meningitidis, Haemophilus influenzae tipo b (Hib), estreptococo del grupo B, Listeria monocytogene.

Cómo se produce

Cuando alguna de estas bacterias penetra en el organismo originan una infección de las vías respiratorias altas que viajando por el torrente sanguíneo llegan al cerebro. En otras ocasiones la infección se produce directamente en las meninges (las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal) bloqueando los vasos sanguíneos cerebrales, desencadenando un accidente cerebrovascular y daños en el cerebro permanentes.

La forma de contraer esta enfermedad puede deberse al contagio de persona a persona, por el intercambio de secreciones respiratorias y de la garganta si hay un contacto directo o prolongado. Hay que saber que no se produce, por tanto, por un contacto casual o por respirar el aire donde se halla una persona con la bacteria. Luego hay otros factores que pueden provocarlo como tener el sistema inmune debilitado o un traumatismo en la cabeza.

Realizado el mapa completo de cómo el alzhéimer afecta al cerebro

Síntomas en mayores

Los síntomas que se experimentan son rigidez del cuello, dolor de cabeza y aparición de fiebre de forma repentina. Adicionalmente pueden aparecer náuseas, vómitos, una mayor sensibilidad a la luz o mostrar confusión. Sin embargo, en general en las personas mayores las manifestaciones suelen diferir, y no se dan tanto los signos concretos de la meningitis como la rigidez del cuello, sino otros más inespecíficos como alteraciones del estado mental o  convulsiones. Esto a veces provoca que en un primer momento no se identifique la enfermedad.

En el caso de las personas mayores la bacteria S. pneumoniae suele ser la principal causa de que se desarrolle la enfermedad, en torno al 25% y 50% de los casos, seguida de la Listeria monocytogene, que suele aparecer entre el 4% y el 10%.

En el momento que se realice el diagnóstico el tratamiento que se administra se basa en antibióticos y ha de comenzarse de la forma más inmediata posible. Si se trata a tiempo la enfermedad remite.

0

No hay comentarios ¿Te animas?