Preguntas

Crujir habitualmente los dedos o el cuello, ¿tiene consecuencias para la salud?

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Miércoles 28 de agosto de 2019

4 minutos

Puede ser un hábito o una forma de lidiar con la energía nerviosa; un modo de liberar tensión

Crujir habitualmente los dedos o el cuello, ¿tiene consecuencias para la salud?
Marco Herrera

Foto: Bigstock

Miércoles 28 de agosto de 2019

4 minutos

Crujirse los nudillos o el cuello es un comportamiento común que mucha gente lleva a cabo casi a diario. Puede convertirse en un hábito o una forma de lidiar con la energía nerviosa; algunos lo describen como una forma de "liberar la tensión". Para otros, es simplemente una práctica molesta que otras personas hacen. Pero, ¿es perjudicial para nuestros huesos o simplemente es una costumbre sin mayor importancia? Esto es lo que se sabe.

Sobre el crujir de nudillos

Según profesionales especializados de la Clínica Mayo (@ClinicaMayo), el "agrietamiento" del nudillo parece producirse al aumentar el espacio entre las articulaciones de los dedos. Esto hace que las burbujas de gas en el líquido articular colapsen o exploten. Es un poco como volar un globo y luego estirar las paredes del globo hacia afuera hasta que explote. La razón por la que no puedes romper el nudillo es que las burbujas de gas tardan un tiempo en acumularse nuevamente en la junta.

Crujirse los nudillos es probablemente inofensivo. Aunque ha habido informes ocasionales de dislocaciones o lesiones en los tendones debido al agrietamiento excesivo de los nudillos, tales problemas parecen ser la excepción y no la regla.

Mujer estirando los dedos

Entonces, ¿es perjudicial?

Una de las pruebas más convincentes que sugiere que el crujir de dedos es inofensivo proviene de un médico de California que informó sobre un estudio que realizó sobre sí mismo. A lo largo de su vida, solía crujirse los nudillos de una sola mano. Se revisaron las radiografías después de décadas de este comportamiento y no encontró diferencias en la artritis entre sus manos. Un estudio más amplio llegó a una conclusión similar.

Sobre el crujir del cuello

En el caso del cuello, tenemos varios conjuntos de articulaciones llamadas articulaciones facetarias cuyo funcionamiento es muy similar al de los nudillos. Estas articulaciones se encuentran a cada lado de tu cuello. Cuando crujes el cuello, las articulaciones facetarias se estiran, lo que permite que el líquido se extienda en la cápsula articular. Una vez que el líquido se convierte en gas, las articulaciones del cuello se revientan. Esto es lo que hace que el agrietamiento del cuello parezca que está liberando presión del área del cuello.

Hombre crujiéndose el cuello

¿Hay riesgos?

Según profesionales de la Clínica Mayo, crujirse el cuello puede ser dañino si no lo haces correctamente o si lo efectúas con demasiada frecuencia. Si lo haces con demasiada fuerza, puedes apretar los nervios de tu cuello. Pinzarse un nervio puede ser extremadamente doloroso y dificultar o imposibilitar el movimiento del cuello. Crujirse en exceso el cuello también puede tensar los músculos alrededor de las articulaciones y las articulaciones mismas. Cuando los músculos o las articulaciones se tensan, mover el cuello puede ser una tarea desagradable.

Sentir que necesitas crujirte mucho el cuello puede ser el resultado de la hipermovilidad. Esto se da cuando tu articulación tiene un rango de movimiento más grande de lo normal. Cuando cedes ante la necesidad de crujirlo, los ligamentos de tus articulaciones pueden estirarse permanentemente. Esto se llama inestabilidad perpetua. Cuando sucede, las articulaciones del cuello tienen más riesgo de desarrollar artritis.

Tu cuello también alberga muchos vasos sanguíneos importantes. En algunos casos, crujirlo con demasiada fuerza o frecuencia puede perforar uno de estos vasos sanguíneos.