Preguntas

¿Es verdad que es necesario comer de todo?

Teresa Rey

Jueves 14 de marzo de 2019

3 minutos

Alguno expertos en nutrición aseguran que hay que comer de forma equilibrada y no siempre de todo

Es verdad que es necesario comer de todo (Bigstock)
Teresa Rey

Jueves 14 de marzo de 2019

3 minutos

La recomendación de que “hay que comer de todo” es algo que se puso en entredicho recientemente por la Asociación Americana del Corazón. En un artículo publicado en su revista Circulation en 2018, los expertos indicaban que comer una dieta con gran variedad de alimentos implicaba introducir productos saludables junto a otros que no lo son tanto. De modo que al final la balanza puede terminar decantándose por los menos sanos e incrementar el peso al consumir más calorías sin percatarnos de ello. Tras una revisión de estudios, concluyeron además que una dieta más variada no es sinónimo de poseer un peso adecuado o de estar nutriéndonos mejor. ¿Cuál es entonces la clave?

 Qué se puede comer

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) aconseja que el mejor patrón alimentario a seguir es de la dieta mediterránea. Aparte, como referencia tenemos la pirámide nutricional en donde se especifica detalladamente los alimentos que se deben comer todos los días, alguna vez a la semana o de forma ocasional.

Todos los días

Según las recomendaciones, todos los días debemos comer varias veces frutas, verduras y hortalizas. De frutas se aconseja ingerir entre tres y cuatro raciones, y de verduras entre dos y tres, de tal manera que en su conjunto de este grupo tomemos cinco al día.

De productos lácteos se han de incorporar dos o tres al día, y entre una y tres veces a lo largo de la jornada podremos ir combinando pescados, carnes blancas (pollo, pavo, conejo…), legumbres, huevos y frutos secos.

También hay que incluir hidratos de carbono, es decir, pan, pasta, harinas blandas, cereales, patatas (hervidas o al vapor, mejor), entre otros, y a ser posible, integrales. En este caso se aconseja que las cantidades se realicen en proporción con el gasto energético que tengamos.

Consumo ocasional

En este punto es donde debemos prestar más atención. Los alimentos que solo deben reservarse para ocasiones especiales o consumir de forma esporádica y moderada son las carnes rojas, los embutidos y otros alimentos procesados. Lo mismo ocurre con la bollería o los dulces, los aperitivos o snacks y grasas untables, tales como la mantequilla (sin sal añadida).

En cuanto a las bebidas el alcohol está desaconsejado, a excepción de bebidas fermentadas como la cerveza o el vino, que se han de beber según las recomendaciones en este sentido, durante las comidas y solo en caso de adultos.

Otros consejos

Otras medidas adicionales que complementan esta pauta dietética contemplan el uso de técnicas de cocinado saludables, es decir, al vapor o al horno, hervidos o la plancha, antes que fritos. El ejercicio físico regular y beber agua entre cuatro y seis vasos al día como mínimo.