Preguntas

¿Cómo ha de ser la inmovilización según el nivel de un esguince de tobillo?

Carlos Zapatero

Sábado 4 de mayo de 2019

1 minuto

Las lesiones en los ligamentos son las más comunes cuando realizamos ejercicio físico

¿Cómo ha de ser la inmovilización según el nivel de un esguince de tobillo? (Big stock)

Los esguinces son una de las lesiones más habituales cuando realizamos ejercicio físico. Sin embargo, también podemos sufrirlas en nuestro día a día. Un mal movimiento o una torcedura de tobillo al bajar un escalón puede ser motivo suficiente para que tengamos que acudir a nuestro fisioterapeuta. Los esguinces de tobillo son los más comunes; de hecho se estima que hay un caso por cada 10.000 habitantes al día.

Un desgarro en los ligamentos

La Cruz Roja define el esguince como un desgarro de los ligamentos de una articulación. Es responsabilidad del fisioterapeuta dictaminar las pautas de acción cuando sufrimos este tipo de lesiones. En una primera exploración, es el equipo médico el que tiene que determinar el alcance de la misma. En la mayoría de los casos para poder saber con exactitud el daño sufrido tendremos que recurrir a las máquinas de rayos X.

No todos los esguinces revisten la misma importancia. Dependiendo del grado del mismo, tendremos que seguir una pauta u otra para su correcto tratamiento. 

Niveles de esguince e inmovilización

Una vez definido el alcance de la lesión, lo primero que realizará será inmovilizar la zona. En los casos más leves, con una venda será suficiente para limitar cualquier movimiento; en los que revisten una mayor gravedad, tendrán que recurrir incluso a la escayola. Una vez inmovilizado, el personal sanitario definirá unos plazos para hacer el seguimiento del estado de nuestra articulación. Si es leve y evoluciona bien, en unos días podremos volver a que nos retiren la venda y empezar con la rehabilitación.

Sin embargo, dependerá de la gravedad el tiempo de reposo que necesitemos. Si es un esguince de tercer grado, que es el máximo, es probable que tengamos que estar varias semanas en reposo absoluto. El descanso es vital para ayudar a nuestro cuerpo a recuperarse cuanto antes y que nuestros ligamentos recuperen su estado original.

Cuando una articulación sufre un esguince queda muy debilitada, tanto ella como la musculatura que la rodea. A través de la rehabilitación se persigue reforzar la zona afectada para volver a su estado original cuanto antes y poder recuperar nuestra vida diaria, además de prevenir esguinces futuros. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?