Preguntas

Gripe A, B y C: ¿en qué se diferencian? ¿Disponen todas de vacuna?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 5 de octubre de 2019

2 minutos

Muchas personas no lo saben, pero la gripe estacional puede clasificarse en tres tipos diferentes

Gripe A, B y C: ¿en qué se diferencian?

Como bien es sabido, la gripe estacional es una infección vírica aguda que afecta a la nariz, la garganta y los pulmones, desencadenando una sintomatología muy característica y compuesta por fiebre, escalofríos, dolor de garganta, obstrucción nasal, dolores musculares, cefaleas o fatiga, entre otros signos. 

Aunque en algunos puntos del planeta la gripe estacional está presente durante todo el año, en otros su incidencia comienza a aumentar a partir del mes de octubre, con mayor intensidad en enero y febrero. Por eso, las autoridades competentes ya han iniciado la campaña de vacunación antigripal para prevenir el contagio de la enfermedad, cuyo riesgo es muy alto. En especial entre las mujeres embarazadas, las personas con enfermedades crónicas, los trabajadores sanitarios, los niños de entre seis meses y cinco años y, por supuesto, las personas mayores.

De hecho, seguro que ya conoces todo lo relacionado con la gripe estacional, su tratamiento y los métodos de prevención, pero ¿sabías que esta enfermedad se puede dividir en varios tipos? La mayoría comparten síntomas, por eso su diferencia radica en el impacto que tienen en la sociedad. ¿Cuáles son?

Efectos de la gripe

Gripe A, B y C: ¿en qué se diferencian?

Tal y como exponen desde la Organización Mundial de la Salud (OMS @WHO), actualmente existen tres tipos de gripe estacional capaces de perjudicar nuestra salud: A, B y C. Existe una cuarta categoría, la D, pero está vinculada únicamente al ganado y no se cree que pueda causar infecciones o enfermedades en el ser humano.

En este sentido, la gripe tipo A es la más común y contagiosa, responsable de los síntomas más graves. De hecho, este tipo de virus gripal ha sido el causante de todas las pandemias conocidas en el mundo. Por su parte, el tipo B también puede provocar epidemias similares, pero las molestias que desarrolla en el paciente no son tan alarmantes.

Según explican desde el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (@CDCespanol), “las infecciones de influenza tipo C causan generalmente una enfermedad respiratoria leve y no se cree que puedan desencadenar epidemias”. Este trastorno suele confundirse a veces con un resfriado común, por lo que no llega a ser diagnosticado.

No obstante, a pesar de esta clasificación, los expertos aseguran que el virus de la gripe es capaz de transformarse con relativa facilidad, por lo que esta información puede quedar obsoleta dentro de unos años. Afortunadamente, existen multitud de fármacos capaces de prevenir su aparición o, al menos, aliviar sus síntomas. Por lo que las vacunas que ahora se están implementando podrían mantener alejada esta afección el mayor tiempo posible.

0

No hay comentarios ¿Te animas?