Preguntas

¿Existen las gripes y los catarros mal curados?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 25 de enero de 2020

3 minutos

Son muchas las consecuencias para la salud del adulto mayor cuando estas afecciones persisten

Gripe A
Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 25 de enero de 2020

3 minutos

Un resfriado que parece prolongarse más de lo normal y una tos persistente que no termina de irse y, tras una aparente mejoría, parece volver con mayor intensidad son situaciones que pueden darse y que muchas personas califican de catarro mal curado. En general, los médicos no aceptan ni dan valor alguno a este popular término, porque estas enfermedades de carácter vírico se superan o se complican pero no se "mal curan".

Aparte de lo anecdótico de la expresión, la realidad es más seria, porque la situación que definimos coloquialmente de esa manera, puede tratarse bien de una complicación, que deriva de esos procesos catarrales, o de la existencia de una enfermedad paralela, cuyos síntomas se están confundiendo o camuflando con los de ese catarro inofensivo y pasajero.

¿Cuánto tiempo dura un catarro?

Este el quid de la cuestión y, en este sentido, hay que decir que cada organismo es distinto y puede tardar más o menos en su lucha contra la infección vírica que está provocando los síntomas del resfriado. No hay tiempos exactos, pero aun así, en el caso de un simple catarro, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (@semfyc) explica que en la mayoría de las situaciones de este tipo, la dolencia cede a los pocos días aplicando los cuidados necesarios. Los síntomas habituales son congestión nasal, unas décimas de fiebre y malestar general. Normalmente, un resfriado no debe prolongarse más de diez días ni tampoco presentar fiebre alta.

En cuanto a la gripe, enfermedad con una sintomatología distinta que incluye dolores musculares y alta temperatura corporal, su duración “estándar” es una semana, como señalan expertos de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (@SEMERGENap). Pero, nuevamente, cada persona tendrá su propio proceso de evolución de tiempo determinado.

Patologías previas existentes como pueden ser alergias, enfermedades respiratorias como el asma o la EPOC, o dolencias relacionadas con deficiencias en el sistema inmunitario pueden hacer que ese catarro o gripe se complique o dure más de lo normal, en cuyo caso será imprescindible acudir a consulta médica.

Gripes y catarros deben seguir el tratamiento adecuado

Complicaciones más frecuentes en personas mayores

La gripe o el catarro llevan su proceso y con los cuidados necesarios, en los que hay que recordar no está incluida la toma de antibióticos, el periodo de convalecencia pasará aproximadamente en una semana. La tos puede persistir algo más, pero los especialistas indican que, si se trata de tos seca y no va acompañada de otros síntomas, en principio es algo no preocupante siempre que no se prolongue más de 15  o 20 días.

A algunas personas mayores puede costarles algo más deshacerse de un resfriado y en estos casos, una revisión médica no está de más, ya que detrás de esa lenta recuperación podrían existir además de las enfermedades indicadas, otras dolencias no detectadas, como por ejemplo una anemia o una deficiencia inmunológica, que hacen que el organismo presente una mayor debilidad a la hora de luchar contra los virus infecciosos.

Si pasado un tiempo prudencial, la congestión y la tos no ceden, no es porque el catarro esté mal curado, sino porque probablemente la enfermedad haya evolucionado y ya no se trate de un resfriado o de una gripe, sino de alguna dolencia de carácter infeccioso que reviste mayor gravedad y necesita tratamiento específico. En el adulto mayor las dos complicaciones más frecuentes son la bronquitis y la neumonía, complicaciones que, conviene recordar, son menos probables si se han seguido las recomendaciones sobre vacunación.

Gripes y catarros pueden derivar en otras enfermedades

Bronquitis, neumonía o tos crónica requieren tratamiento

Hay que dejar claro que estas enfermedades no siempre son consecuencia de un primer catarro. Pueden surgir por sí mismas en cualquier momento. Aún así, un resfriado puede derivar en una infección de las vías respiratorias. Es lo que solemos explicar, a nuestra manera, como “tos agarrada al pecho”. En estos casos hay que ir al médico, porque puede ser que ya no se trate de un catarro sino de una bronquitis, que requiere determinados fármacos para su curación.

La gripe también puede tener sus propias complicaciones. La más común es la sinusitis, afección generalmente de carácter leve, pero también existe otra más grave: la neumonía, que implica que la infección se ha extendido a los pulmones y que, por tanto, el tratamiento debe iniciarse sin demora.

Por último, hay que insistir en que la tos permanente, eso que pensamos que pueden ser catarros concatenados, no es normal especialmente si va acompañada de expectoración u otros síntomas. Expertos de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica (@NeumoMadrid) afirman que si un catarro dura más de dos semanas no es un catarro. La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) puede estar detrás, especialmente si se fuma o se ha sido fumador y también habrá que descartar otras posibles patologías, desde una fibrosis pulmonar, hasta la tuberculosis, enfermedad muy poco frecuente pero no erradicada.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?