Preguntas

Por qué se produce el linfedema y cuál es su tratamiento

Teresa Rey

Sábado 17 de agosto de 2019

3 minutos

Se trata de un trastorno crónico producido por un fallo en el funcionamiento del sistema linfático

Por qué se produce el linfedema y cuál es su tratamiento (Bigstock)
Teresa Rey

Sábado 17 de agosto de 2019

3 minutos

El linfedema se produce por un fallo en el sistema linfático, dando lugar a una inflamación en las extremidades inferiores o superiores. Su origen puede deberse o bien por un problema de nacimiento, considerándose primario, o bien a consecuencia de una cirugía, del tratamiento oncológico (la radioterapia), traumatismos, infecciones, etcétera, siendo así un linfedema secundario, explican desde la Asociación Española del Linfedema (AEL).

Síntomas y causas del linfedema

Los síntomas se aprecian enseguida pues el brazo o pierna afectados comienzan a hincharse de forma exagerada. Esta hinchazón puede afectar a toda la extremidad o parte de ella. Además, se empieza a tener una sensación de pesadez y rigidez muy intensas, lo que limita mucho el movimiento. La piel se entumece, se endurece o engrosa, y se siente dolor, molestias, y las infecciones suelen ser frecuentes.

En el caso de que el linfedema sea primario se produce por algún defecto en el sistema linfático, es decir, puede suceder que este no funcione correctamente por algún motivo o porque se tengan escasos vasos linfáticos o ganglios. Puede manifestarse en cualquier momento de la vida y no necesariamente en la infancia.

Los secundarios pueden aparecer por diversos motivos. A veces, tras una cirugía el sistema linfático puede quedar dañado. Es muy frecuente cuando existen tumores, ya que en algunos casos es necesario extirpar los ganglios para evitar que el tumor se extienda a otras zonas del cuerpo. La radioterapia también puede desencadenarlo.

Estas son las causas más comunes de linfedema secundario según la AEL, pero también lo puede provocar la filariasis, una enfermedad provocada por la picadura de un mosquito que obstruye el sistema linfático.

Para las personas que han sufrido un cáncer o que han recibido un tratamiento oncológico existen además ciertos factores de riesgo que incrementan la posibilidad de presentar linfedema, especifican en la Clínica Mayo; la obesidad, la edad o el padecer artritis reumatoide o artritis psoriásica.

Drenaje linfático

Se trata de una enfermedad crónica que no tiene curación, sin embargo sí puede experimentar cierta mejoría gracias a la aplicación de fisioterapia especializada. En concreto, la técnica que se emplea es el Drenaje Linfático Manual.

Este método lo debe aplicar un fisioterapeuta debidamente formado, y a la par que nos aplique los masajes indicados nos dará otras pautas. Entre ellas, la práctica de algún ejercicio complementario, el uso de vendas de compresión y recomendaciones para el cuidado de la piel.