Preguntas

Principales síntomas para detectar la anemia en mayores

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 2 de octubre de 2019

2 minutos

Este trastorno de la sangre puede provocar confusión e inestabilidad además de fatiga o debilidad

Síntomas para detectar la anemia en mayores

Distintos estudios han corroborado que a partir de los 60 años el riesgo de sufrir anemia se incrementa y no deja de hacerlo a medida que se van cumpliendo años. No obstante, hay que matizar que no por el hecho de envejecer se tiene que tener este trastorno y es por ello que siempre que aparezca ha de analizarse por qué se ha producido. De hecho, en mayores sanos los niveles de hemoglobina son parecidos a los de la población general. Ahora bien, por otro lado sí parece que en los mayores hay una capacidad de respuesta medular menor a la anemia, por eso el riesgo de sufrirla se incremente, entre otros aspectos.

Manifestaciones comunes

En líneas generales, hay unos síntomas que hacen identificar enseguida la anemia en personas mayores que además coinciden con las que se aparecen en otras edades. Así pues, lo más habitual cuando la anemia es leve es presentar fatiga, palidez o debilidad. De todas formas puede ocurrir que las personas de más edad que poseen este trastorno en sus estadios más moderados tienden a mostrar algunas manifestaciones que no son tan habituales en jóvenes como por ejemplo confusión, apatía o agitación. Hasta en ocasiones pueden darse dificultades en la deambulación o inestabilidad.

Al mismo tiempo es posible no presentar síntomas,  algo que ocurre en especial si la anemia se desarrolla de forma gradual.

Anemia

Según el tipo de anemia

En las personas mayores la anemia por falta de hierro o ferropénica suele ser la más frecuente. En estos casos es necesario ver si tenemos un cansancio extremo, mucha fatiga, sensación de ahogo o palidez exagerada. Todos ellos son síntomas que nos pueden estar indicando que la tenemos, aunque como ya hemos indicando si el avance es progresivo podemos no percatarnos de lo que nos está sucediendo.

En este grupo poblacional la carencia de glóbulos rojos puede estar asociada a enfermedades crónicas. En estos casos es la propia inflamación generada por la patología la que está ralentizando la producción de estas células sanguíneas. Las enfermedades que más provocan esta situación en personas mayores son las infecciones, trastornos autoinmunes como la artritis reumatoide, el cáncer o problemas renales.

Otra de las causas que generan anemia es la deficiencia de vitamina B12. Aquí se pueden experimentar pinchazos en manos o pies. En ocasiones, en los mayores esta carencia se confunde con demencia pues desencadena alteraciones en la función mental.

0

No hay comentarios ¿Te animas?