Preguntas

Qué es la anemia drepanocítica y el positivo avance en su tratamiento

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Viernes 6 de septiembre de 2019

2 minutos

Se transmite de los dos progenitores a los hijos y se origina por un tipo de anormal de hemoglobina

Qué es la anemia drepanocítica y el positivo avance en su tratamiento

La anemia drepanocítica es una enfermedad que se transmite de los dos progenitores a sus hijos y se origina por la presencia de un tipo de anormal de hemoglobina, una proteína que se halla dentro de los glóbulos rojos y que se encarga de transportar el oxígeno. Esta anomalía se llama hemoglobina S y entre otras cosas cambia la forma de estas células sanguíneas de modo que su apariencia es semilunar, cuando su forma habitual es que sea de disco.

Hemoglobina S

La hemoglobina S provoca una serie de situaciones anómalas en la circulación sanguínea. Hace que los glóbulos sanguíneos sean más frágiles y que lleven menos oxígeno a los tejidos corporales. A veces se acumulan obstruyendo los vasos sanguíneos, de modo que se rompen en pedazos lo que incide también en la cantidad de oxígeno a transportar.

El síntoma más característico de esta enfermedad, a la que también se la llama de células falciformes, es el dolor. A veces se producir crisis que pueden durar entre horas o varios días. Las zonas donde surge principalmente son en el tórax,  las lumbares, las piernas y las articulaciones. Este se produce por la obstrucción que desencadenan los drepanocitos y que perjudican el flujo sanguíneo. En ocasiones las manos y los pies se pueden inflamar y puede aparecer algo de fiebre.

En caso de gravedad también surge fatiga, elevación de la frecuencia cardiaca, palidez, ictericia o dificultad para respirar.

Anemia (bigstock)

Mayor esperanza de vida

Los avances que se han producido en medicina han permitido que las personas con esta afección tengan una esperanza de vida superior a los 50 años, cosa que hace un tiempo no sucedía. De hecho, antiguamente los afectados solían fallecer entre los 20 y 40 años.

En la actualidad el tratamiento está orientado a paliar las crisis dolorosas, aunque el abordaje debe ser continuo. Se suelen mandar suplementos de ácido fólico, que contribuye a la generación de glóbulos rojos. También son frecuentes las trasfusiones de sangre para prevenir accidentes cerebrovasculares, analgésicos para calmar el dolor y se recomienda la ingesta de muchos líquidos.

Como medidas preventivas las personas con anemia drepanocítica deben evitar los contrastes extremos de frío y calor, tratar de no visitar lugares muy elevados o exponerse a lugares donde los niveles de oxígeno sean bajos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?